Para el nuevo Presidente de la Sociedad Rural hoy la lechería está en crisis

Agro 23 de enero de 2018 Por
Entrevista a Daniel Pelegrina Presidente de la Sociedad Rural Argentina sobre el campo, lechería y las importaciones.
lecheria

 Por Eliana Esnaola

 Daniel Pelegrina SRATras la salida de Luis Miguel Etchevehere de la Sociedad Rural Argentina en noviembre pasado, el ingeniero agrónomo Daniel Pelegrina, quien hasta ese momento se desempeñaba como vicepresidente de la SRA, asumió el gran desafío de conducir la entidad. El Economista dialogó con Pelegrina para conocer los lineamientos de su gestión, su visión sobre el sector agropecuario argentino, y por supuesto, sobre el escenario lácteo del país, dado que también ocupa la presidencia de la Federación Panamericana de Lechería (FEPALE)

 ¿Cuáles son los principales ejes de su gestión?

Nos enfocamos en dos grandes ejes, uno tiene que ver con la reinserción de Argentina en el mundo, que este año va a estar muy expuesta. Ya empezamos en 2017 con lo de la OMC, hay que ver que sucede con el acuerdo UE- Mercosur y todo lo asociado al G20, nos pone en una situación muy ventajosa hacia el mundo durante 2018. La reinserción es absolutamente imprescindible para el complejo agroindustrial porque necesariamente nuestra salida a los aumentos de producción para generar más empleo, más divisas, y todo lo que el campo aporta va por el lado de la exportación, así que es crucial poder tener acceso con nuestros productos cada vez a mayor cantidad de mercados y en mejores condiciones. Para ello, es fundamental todo lo que tiene que ver con negociaciones internacionales, allí estamos trabajando muy fuerte con Agroindustria, con las embajadas, con Cancillería, en los niveles privados, y siempre intentamos acompañar en las misiones comerciales. Creemos que las negociaciones, avanzan cuando hay comercio, y entendimiento entre privados. Por otro lado, tenemos el contexto interno y para avanzar en este crecimiento, requerimos condiciones y son las que nos ponen los mercados de exportación, necesitamos competitividad. Venimos trabajando hace tiempo, cuando presentamos el trabajo sobre los impuestos provinciales, detectamos como uno de los problemas más acuciantes es la presión impositiva, por eso lo realizamos, para mostrar que los impuestos regresivos desde las provincias afectan mucho a la competitividad. La logística también es otro tema que nos preocupa, por supuesto que tranqueras adentro vemos que hay generación de productividad y hay posibilidad de incrementarla. La agenda es bien amplia, nos parece muy atractivo en los dos planos: la sinergia con los negociadores que hacemos desde lo privado para aumentar el comercio, y desde lo interno a través de la sinergia que se ha generado con los diferentes organismos, especialmente mediante las mesas de competitividad que entendemos como un camino muy concreto para ir devorando un tema muy grande de a poquito. Después, hay temas macroeconómicos, de contexto, de marco legal que hacen a la competitividad y eso requiere una actividad parlamentaria fuerte. Aunque hay algunos que pronostican  que va a ser menor, nosotros esperamos una labor del Congreso mucho más intensa en la cual se van a tratar leyes que nos incumben y de las que vamos a participar en los debates para poder enfocarnos en este rumbo que es el correcto.

 ¿Y hacia adentro de la institución?

Tenemos un gran programa con nuestros socios para mejorar los servicios, modernizar nuestros sistemas, y brindar ofertas hacia la ganadería argentina en todos los aspectos de mejoramiento genético. También este año tenemos un aumento muy desmesurado en algunos casos de impuestos provinciales y allí hay mucho trabajo técnico que aportamos para mostrar los impactos que creemos que van a generar esos incrementos sobre la actividad económica. Hay que alertar a los gobiernos provinciales en ese sentido, ya que para recaudar hay que generar oportunidades para el productor agropecuario.

 ¿En qué estado se encuentra el sector lácteo?

Hoy, estamos en crisis, todavía tenemos crisis de costos, problemas en los tambos, desaparición de tambos, crisis en las empresas y hay toda una reestructuración de la producción en ese sentido. Hay que lograr entendimiento entre los privados y que el Estado intervenga donde tenga que intervenir, para lograr costos que se traduzcan en productos, no sólo para abastecer el mercado interno como lo está haciendo, sino que también tengamos los costos adecuados para poder exportar estos productos de excelencia. Si nos ordenamos en ese sentido, Argentina va a poder dar las señales concretas a las inversiones que hacen falta  tanto a nivel de producción como de transformación para que el camino tome el sentido correcto. Argentina puede ser un jugador muy importante en la lechería mundial si se lo propone, logramos integrarnos y hacer cada uno lo suyo. Las condiciones están dadas desde la ecología, desde la disponibilidad de la tecnología y fundamentalmente, hay gente que sabe producir y transformar esa leche.

"Hoy en el sector lechero estamos en crisis"

 Hay varios sectores del agro disconformes con la importación ¿Cómo se logra el equilibrio?

A veces tenemos una posición reactiva hacia otros países con posibilidades de que nos invadan. El comercio es de ida y vuelta, si pretendemos vender, también tenemos que acceder a que nos vendan. Hay sistemas que nos protegen de las malas prácticas y contra eso tenemos que estar muy atentos para que no haya malas prácticas de comercio que produzcan importaciones o invasiones de productos en condiciones desventajosas para los productores locales. También, hay que estar muy atentos a los aspectos sanitarios, y ahí no tenemos que resignar nada. Del comercio se genera el crecimiento económico, hay que hacer aperturas inteligentes que no haya prácticas desleales, que estén las protecciones necesarias en los sanitario y a partir de ahí, no tener miedo porque Argentina es muy competitiva, la mejor protección contra las importaciones es la competitividad.

“La protección contra las importaciones es la competitividad”

 ¿Qué destacaría de la gestión de Macri respecto al campo?

Entienden que el campo es uno de los motores de la economía y uno de los que más rápidamente pone en movimiento al resto de los sectores, eso con líneas muy concretas como fue la eliminación de los impedimentos que teníamos al comercio, la quita de las retenciones, la reinserción de Argentina en el mundo, un intento en disminuir el peso de la burocracia sobre los productores para tratar de que estén más enfocados en producir y no en llenar papeles, todo esto hace que la administración Macri entienda que con el campo, el país avanza.

 Alguno sectores criticaron la quita de las retenciones ¿Cuál es su respuesta?

La eliminación de las retenciones, es dejarnos en igualdad de condiciones porque muchos sectores no tenían las distorsiones de comercio que teníamos nosotros, ni tampoco tienen las retenciones como un impuesto injusto, regresivo y distorsivo. No es que nos están dando, sino poniendo en igualdad de condiciones y está demostrado mediante los incrementos de producción que se han dado.

Fuente: El Economista

Te puede interesar