Despidos en el INTI: un ataque a la industria nacional

Opinión 28 de enero de 2018 Por
Los despidos en el INTI como un ataque a la Industria Nacional.
inti-2_0

Por Bruno Pedro De Alto*

Bruno Pedro del AltoEl Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) cumplió 60 años de servicio a la industria nacional.

Hoy, sus actividades se centran en tres grandes líneas: La metrología, la certificación, los ensayos y la homologación.

Es este quizá el mayor punto de contacto con los ciudadanos comunes, porque se trata de cuando se carga combustible en las estaciones de servicio, esos surtidores fueron verificados por el INTI para que entreguen la cantidad de litros que se paga; o cuando los juguetes plásticos de nuestros hijos han sido controlados por el INTI para que no contengan sustancias tóxicas; entre otros tantos ejemplos.

La asistencia técnica y la capacitación en temas industriales, como cuando los municipios que buscan resolver el problema de los residuos son asistidos por el INTI; las empresas nacionales – en especial las Pymes - quieren incorporar nuevos procesos, o resolver problemas de competitividad. Lo mismo vale para las empresas sociales y los emprendedores, donde encuentran muchos servicios gratis o de arancel accesible.

Y finalmente, la línea de ciencia y tecnología, donde se desarrollan tecnologías nacionales o apropiadas a las realidades locales, donde el fin es la transferencia de ellas al tejido productivo nacional. En este caso, desarrollando alianzas estratégicas con otros organismos de Ciencia y Tecnología Nacional e Internacional.

Viendo sus contenidos y objetivos, más allá del crecimiento cualitativo, cuantitativo y regional (el INTI está presente en todas las provincias argentinas), y su amplio espectro temático, el INTI aún no logra llegar a todos quienes lo necesitan. Porque la industrialización del país, y el aumento de la competitividad de su industria, necesita para el INTI de una mejor articulación, crecimiento y el desarrollo de instrumentos asociativos público – privados.

Sin embargo, el 2018 se inicia con la penosa noticia del inminente despido de 260 agentes del INTI. Cifra que roza el 10% de su dotación de profesionales altamente entrenados. Un contrasentido para la tozuda industria nacional que pugna por desarrollarse, aún en las actuales condiciones adversas. Uno de sus socios estratégicos más importantes: el del conocimiento científico – tecnológico está siendo vaciado por la gestión combinada de los Ministerios de Modernización, Seguridad, y Producción, de quien puntualmente dependen las autoridades del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).

*Licenciado en Organización Industrial de la UTN, trabajador del INTI

Te puede interesar