Insólito: Macri busca desarrollar el esquí

Gobierno 17 de agosto de 2018 Por
En una reunión insólita con la participación de tres ministros nacionales y tres gobernadores provinciales el Presidente Macri delineó beneficios impositivos para 30 empresarios del sector
20180817 - esqui

Lo suyo es el fútbol, el tenis y el paddle, pero en las últimas semanas, el presidente Mauricio Macri sumó una nueva obsesión: el esquí. Podría parecer una distracción deportiva más del jefe del Estado, pero no lo es. Lo que pretende Macri es convertir a la Argentina en el destino predilecto de todos aquellos a los que en el hemisferio norte se les queda corta la temporada que va de noviembre a abril, gente de un muy elevado poder adquisitivo que quiere esquiar durante todo el año.

"Es una gran oportunidad", repitió Macri en las últimas semanas, obsesionado con impulsar el turismo y el ingreso de dólares al país en medio de la fuerte crisis económica. El turismo de esquí involucra a 600.000 personas al año y se calcula que una cuarta parte son extranjeros. Macri quiere que ese número crezca fuertemente.

20180816 - paolo rocca techintPaolo Rocca de Techint reconoció el pago de coimas

La reunión de hoy convocó durante una hora y media a más de 30 personas -entre ellos tres ministros y tres gobernadores- en la Casa Rosada. El encuentro fue continuidad de otro celebrada el mes pasado en el mismo lugar, y esta vez dejó resultados: aranceles cero para la importación de telesillas y los insumos necesarios para producir nieve artificial, además de zanjar un debate pendiente acerca del IVA: los viajes de la base a la cumbre en teleférico y telesilla pagarán el 10,5%, y no el 21% como había planteado la AFIP.

También se debatió el 5 por ciento que se paga por el impuesto a los Ingresos Brutos. Además, la Administración de Parques Nacionales se reunirá en mesas específicas con cada centro de esquí para ver en qué medida se pueden relajar ciertas restricciones que impone la Ley de Bosques. "Planteamos que, en vez de prohibir todo, se revisen ciertos temas referidos al impacto ambiental", dijo a LA NACION Sebastián Trappa, que tiene en Bariloche la concesión del centro de esquí de Cerro Catedral. "Estuvimos todos los centros de esquí del país y un par que están en etapa de proyecto. Y nos fue muy bien, por primera vez se le está dando entidad a una actividad que casi no existe acá", añadió.

Alfredo Cornejo, Omar Gutiérrez y Alberto Weretilneck, gobernadores de Mendoza, Neuquén y Río Negro, las tres provincias con más desarrollo del esquí, estuvieron en la Casa Rosada; también fueron convocados los ministros Guillermo Dietrich (Transporte), Gustavo Santos (Turismo) y Sergio Bergman (Medio Ambiente).

Macri, que en la reunión de julio había dado instrucciones a cada área, quiso ver si se habían cumplido sus instrucciones. Dejó la reunión en los últimos 20 minutos, pero se fue satisfecho, aunque no tanto como los empresarios del esquí: el arancel del 35 por ciento para las telesillas y sus repuestos, así como para los insumos necesarios para fabricar nieve artificial, deja de existir. El objetivo es darle mejor servicio a los turistas, sobre todo a los extranjeros, que se asombran por el atraso tecnológico que hay en la Argentina.

 Mauricio Macri
 

"Las máquinas pisanieve entran aquí con arancel de auto de lujo, lo mismo los repuestos. Es un gran freno para el desarrollo del esquí en el país. Esquiar acá sale más caro que en Gstaad, pero los servicios son prehistóricos. Acá se recibe lo que queda en desuso en Europa, y los turistas que llegan de allá, o de Estados Unidos y Canadá, acostumbrados a telesillas con calefacción y que se mueven a alta velocidad, no pueden creer lo que se encuentran en nuestros centros de esquí. Atrasamos décadas", explicó a LA NACION un insider del esquí argentino. "Eso se va a ir solucionando -aseguró el secretario de Deportes, Carlos Mac Allister-, van a tener beneficios para acceder al equipamiento que se necesita para desarrollar la industria".

"Esta mesa del esquí es una más de las muchas mesas que tenemos en marcha, como la de las carnes, el petróleo, el cuerto o la maquinaria agrícola", dijo a LA NACION el vocero presidencial, Iván Pavlovsky. "Juntamos a todos los que intervienen en la cadena productiva para que cada cual exponga las trabas que tiene y las posibilidades que ve y así generar más trabajo".

Asiduo visitante del country Cumelén, en Villa la Angostura, Macri instruyó a Dietrich para que se mejore la conectividad aérea con los centros de esquí. El problema mayor pasa por la falta de vuelos a Malargüe, el aeropuerto más cercano a Las Leñas, en Mendoza, y el pequeño porte de los aviones que vuelan a Ushuaia, puerta de entrada a Cerro Castor, el centro de esquí más austral del mundo y dueño de una nieve seca que impacta a los visitantes. Muchos vuelos a Tierra del Fuego son con aviones Embraer, que tienen una capacidad de bodega limitada. Los turistas de la nieve, que viajan con sus esquíes y otros implementos, se ven perjudicados. Dietrich prometió solucionar el tema.

El asunto de fondo, la luz verde para desarrollos inmobiliarios en la base de las pistas, el verdadero negocio en los centros de esquí, necesitará de bastantes reuniones más y de algunas modificaciones legales. Los defensores del medio ambiente buscan impedir que se toque la Ley de Bosques, pero los dueños de los centros de esquí -y potenciales beneficiarios de los desarrollos inmobiliarios- argumentan que, sin alojamientos de alto nivel a pie de pista, no hay explosión posible del turismo de deportes de invierno. Y es esa explosión lo que busca Macri.

Te puede interesar