Escándalo: el Gobierno arma un fideicomiso para rescatar a la obra pública cedida a empresarios corruptos

Gobierno 19 de agosto de 2018 Por
#GloriaGate El Gobierno creo una estructura para intermediar con los bancos extranjeros, que amenazaron con no dar financiamiento a los proyectos PPP.
Bk7xj9JEQ_640x361__1

El Gobierno se puso a trabajar, podría decirse que con cierta urgencia, para que el escándalo de los cuadernos de las coimas no altere una de sus iniciativas más ambiciosas: la puesta en marcha de las obras en los seis corredores vialesque acaba de adjudicar, proyectos que demandarán inversiones del sector privado por cerca de 5.500 millones de dólares bajo la modalidad Programas de Propiedad Público Privada (PPP).

Ocurre que desde que aparecieron los cuadernos, las empresas constructoras vinculadas a la obra pública quedaron en el ojo de la tormenta. Y representantes de algunas de ellas (o de sus controlantes) ya se han presentado ante la Justicia para declarar en calidad de arrepentidos.

20180816 - paolo rocca techintPaolo Rocca de Techint reconoció el pago de coimas

Un punto clave de los PPP es que las constructoras adjudicatarias armaron sus ofertas basándose en que su financiamiento provendrá, en la mayoría de los casos, de bancos internacionales. Tienen un año para perfeccionar las líneas crediticias que necesitan para financiar sus proyectos, por montos que van de los700 a los 1.000 millones de dólares.

Dos empresas que ganaron obras bajo el sistema PPP aparecen en la confesión de Wagner
Es el gran cambio que estableció el Gobierno con los PPP es que las obras las financian los privados, y los fondos públicos recién aparecen cuando el proyecto en cuestión está concluido y operativo.

En estos días, y tras la difusión de los cuadernos, de los nombres y empresas que allí se mencionan, y sobre todo de las declaraciones de los arrepentidos Carlos Wagner y José Chediack (ex presidentes de la Cámara Argentina de la Construcción), el Gobierno tomó nota de que la banca extranjera decidió dar un paso al costado, y tachó de su lista de posibles proyectos a financiar el rubro “obras de infraestructura en la Argentina”. No pondrán plata, al menos en las condiciones que habían pactado con los constructores adjudicatarios.

Esta decisión es la que encendió las alarmas y puso al Gobierno a trabajar en alternativas para que las licitaciones no vuelvan a fojas cero.

20180814 - dujovneEl Ejecutivo entra en crisis y ya gobierna por decreto: las tres medidas que recortan más de $ 65.000 millones

“Estamos trabajando para que los PPP puedan seguir, avanzaremos donde haya alguna cuestión jurídica que deba ser subsanada para poder continuar con los proyectos, la experiencia de Brasil y Perú en casos similares, es que se puede seguir adelante, hay que generar algunos cambios para poder continuar con los proyectos, y estamos generando los mecanismos para que el financiamiento no esté en riesgo” dijo el ministro Nicolás Dujovne, sin entrar en detalles.

Lo que pudo establecerse es que el Gobierno avanza en la idea de armar un fideicomiso, que administraría el Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), entidad presidida por el ex ministro de Producción, Francisco Cabrera.

Este fideicomiso sería el que tomaría fondos prestados de aquellos bancos extranjeros que originalmente acompañarían los proyectos adjudicados a las constructoras hoy bajo sospecha. Es decir, los bancos tendrían como cliente deudor al fideicomiso y no a las constructoras.

Luego, el fideicomiso, tomando garantías adicionales a las que las constructoras entregaron cuando les adjudicaron los proyectos, girarían los fondos a las empresas para que estás puedan avanzar con las obras.

lascurain (2)#GloriaGate: Volvieron a detener a Juan Carlos Lascurain, ex titular de la UIA y de ADIMRA

El fideicomiso otorgaría financiamiento en condiciones similares a las que los bancos venían negociando con las empresas previo al surgimiento del riesgo judicial por el tema cuadernos. Los financiamientos ofrecidos tendrían contragarantías de las empresas, de la misma manera en la que los bancos las necesitan. Sólo que el financiamiento ya no estaría trabado por un eventual impacto de índole reputacional que afecte a las empresas debido a la causa de las coimas.

Eventualmente, si la empresa adjudicataria termina viéndose más complicada por el avance de la causa de los cuadernos, se le permitiría vender su proyecto a otra empresa. Esto le permitiría recuperar la garantía que hoy está en poder del Gobierno.

Lo que se sabe hasta ahora es que de las cinco empresas adjudicatarias, tres ya estarían rozadas, directa o indirectamente, por el escándalo.

Helport S.A, del grupo Eurnekian. Se le adjudicaron los corredores viales E (cotizó 1.010 millones de dólares) y F (722 millones de dólares). El empresario Hugo Eurnekian, de Corporación América, reconoció ante la Justicia que esta empresa pagó coimas (habló de aportes a la campaña electoral) al ex secretario Roberto Baratta.

José Cartellone Construcciones Civilestiene adjudicado el corredor C (US$ 801 millones). El nombre de esta empresa apareció en la declaración de Carlos Wagner. Pero el titular de la compañía, José Cartellone, negó haber pagado coimas. Lo dijo esta semana, en la reunión de la Asociación Empresaria Argentina (AEA). “Nos sorprendió a nosotros la mención que han hecho (Wagner), pero si algún juez necesita aclaración, la empresa siempre está dispuesta y todos sus funcionarios también para aclarar todo lo que fuera necesario.”

Otra empresa mencionada por Wagner fue Vial Agro (le adjudicaron el corredor A, una obra de US$ 1.002 millones). En el Gobierno señalan que ya se comunicaron con la firma y que sus directivos aseguran que no tienen intención de presentarse como arrepentidos porque, aseguran, no han pagado coimas.

El Gobierno quiere resolver rápido este tema porque, entre otras cosas, los desembolsos por PPP reemplazarían el recorte en obra pública que el Gobierno está volcando en el proyecto de Presupuesto 2019.

Fuente: Clarin

Te puede interesar