Standard and Poor's le bajó la calificación a la deuda argentina

Internacional 12 de noviembre de 2018 Por
Es para la deuda de largo plazo en moneda extranjera y en pesos. Pasó de 'B+' a 'B' estable. La semana pasada Fitch le había bajado la perspectiva.
20180926 - lagarde dujovne
20180926 - lagarde dujovne
  • La agencia calificadora de riesgo crediticio Standard and Poor's (S&P) Global Ratings bajó este lunes las calificaciones soberanas de largo plazo de Argentina en moneda extranjera y en moneda local a 'B' desde 'B+' y ratificó que para la deuda de corto plazo la calificación "B". La semana pasada había sido su competidora Fitch Ratings la que había avanzado cambiándole la perspectiva a la deuda argentina de largo plazo de estable a negativa.

Por la recesión, Fitch bajó la calificación de la deuda argentina a negativa 

"También retiramos las calificaciones de largo plazo de nuestro listado de Revisión Especial (CreditWatch), donde las habíamos colocado el 31 de agosto de 2018 con implicaciones negativas. La perspectiva de las calificaciones de largo plazo es estable. Al mismo tiempo, bajamos nuestras calificaciones soberanas en escala nacional a 'raAA-' desde 'raAA'. También bajamos nuestra evaluación de riesgo de transferencia y convertibilidad (T&C) a 'B+' desde 'BB-'", detalló el informe de S&P.

Las explicaciones esgrimidas para tomar esta decisión destacan el riesgo político para la deuda a partir de las elecciones y el deterioro de los indicadores de sustentabilidad de la deuda por la corrida cambiaria, pese a la confianza en el escenario base de que el país logre tras un año y medio de austeridad restablecer la confianza de los mercados. "La baja de las calificaciones de largo plazo refleja la erosión del perfil de deuda de argentina, de la trayectoria de crecimiento económico y de la dinámica de inflación tras los reveses en la implementación de su desafiante programa de ajuste económico", especificó el reporte.

"Podríamos volver a bajar las calificaciones durante los próximos 12 meses si acontecimientos políticos negativos inesperados o la implementación irregular del programa de austeridad económica del gobierno daña más la confianza de los inversionistas, empeorando el acceso del gobierno al financiamiento de mercado y presionando potencialmente la moneda, lo que afectaría la dinámica de inflación", advirtió el informe.

'Podríamos volver a bajar las calificaciones si acontecimientos políticos negativos inesperados o la implementación irregular del programa de austeridad económica del gobierno daña más la confianza de los inversionistas', advirtió S&P.

"De igual manera, las percepciones de que el compromiso del soberano con el programa de ajuste económico podría titubear después de las elecciones nacionales de 2019 crearían una dinámica de mercado desfavorable similar, que podría dar por resultado elevadas tasas de interés por un tiempo prolongado. En cualquier caso, el deterioro resultante en el perfil financiero del soberano y en su acceso a liquidez para refinanciar vencimientos de deuda podría llevar a una calificación más baja", agregó el reporte de la calificadora.

De todos modos, la perspectiva estable de la nueva calificación refleja la expectativa de S&P de que el gobierno "implementará medidas difíciles, tanto fiscales como monetarias y de otro tipo, para estabilizar la economía en los siguientes 18 meses, conteniendo gradualmente el deterioro del perfil financiero y del nivel de deuda del soberano, revirtiendo la dinámica de la inflación y restaurando la confianza de los inversionistas".

Es que para la calificadora, la combinación de menores necesidades de financiamiento gubernamental, descenso de la inflación y tasas de interés y las expectativas de continuidad en políticas económicas clave después de las elecciones nacionales de octubre de 2019, "podrían sentar las bases para la recuperación económica y contener la vulnerabilidad externa".

Sin embargo, el impacto reciente de la irregular implementación de la estrategia económica del gobierno "nos ha llevado a empeorar nuestras proyecciones para el perfil financiero, inflación y desempeño económico del soberano durante los próximos dos años. Esperamos que el PBI se contraiga 2,5% este año y casi 1% en 2019, antes de recuperarse modestamente en 2020", precisó el informe.

Respecto de la inflación S&P señaló que espera que ronde el 44% en 2018 y que "podría caer solo gradualmente hacia 25% en 2019".

"La rápida depreciación del peso argentino frente al dólar en este año ha contribuido a un incremento en la carga de la deuda del gobierno (debido a que la mayoría de la deuda soberana está denominada en moneda extranjera). Esperamos que la deuda neta del gobierno general rebase 80% del PBI este año, desde 50% en 2017", agregó el informe que precisó que más de 70% de la deuda del gobierno central está denominada en moneda extranjera, "pero 42% está en manos de acreedores del sector público, lo que mitiga el riesgo de refinanciamiento". 

Fuente:  lpo

Te puede interesar