#G20 día 1: El cruce entre EEUU y China monopolizó la cumbre

Internacional 01 de diciembre de 2018 Por
Trump acuso a la potencia asiática de ser una economía predatoria y Argentina quedó expuesta como un país de disputa entre Washington y Beijing
desplante.png_541755376

La tensión comercial entre China y Estados Unidos quedó manifiesta desde el momento cero de la cumbre del G20 en Buenos Aires, ante la acusación que hizo la Casa Blanca a la economía asiática de ser “depredadora”, e inexorablemente marcó el ritmo de toda la primera jornada.

Todo comenzó con la difusión de un comunicado de la vocera de Donald Trump, Sarah Sanders, que el canciller Jorge Faurie debió salir a matizar bien temprano. “No creo que se haya hablado en esos términos”, aclaró el funcionario, cuando fue consultado por el tono en el que se había hablado sobre China durante el encuentro entre el presidente Mauricio Macri y su par norteamericano, a las 7 de la mañana.

Luego de ese cruce, Trump “plantó” al mandatario argentino cuando le pidió una foto en el momento en que el estadounidense ingresaba al escenario de Costa Salguero donde se desarrollan las reuniones, lo cual descolocó a Macri, que para pasar el momento incómodo se dio vuelta y quedó de espaldas a las cámaras.

29Raderstorf-ES-master1050El G20 no cumplirá las expectativas, pero no todo está perdido

La tensión comercial entre China y Estados Unidos quedó manifiesta desde el momento cero de la cumbre del G20 en Buenos Aires, ante la acusación que hizo la Casa Blanca a la economía asiática de ser “depredadora”, e inexorablemente marcó el ritmo de toda la primera jornada.

Todo comenzó con la difusión de un comunicado de la vocera de Donald Trump, Sarah Sanders, que el canciller Jorge Faurie debió salir a matizar bien temprano. “No creo que se haya hablado en esos términos”, aclaró el funcionario, cuando fue consultado por el tono en el que se había hablado sobre China durante el encuentro entre el presidente Mauricio Macri y su par norteamericano, a las 7 de la mañana.

Luego de ese cruce, Trump “plantó” al mandatario argentino cuando le pidió una foto en el momento en que el estadounidense ingresaba al escenario de Costa Salguero donde se desarrollan las reuniones, lo cual descolocó a Macri, que para pasar el momento incómodo se dio vuelta y quedó de espaldas a las cámaras.


Pero los cortocircuitos no quedaron ahí. Por la tarde, Faurie volvió a ser consultado sobre el tema y repitió que “no hemos utilizado o escuchado alguna palabra en particular”, en una conferencia de prensa que organizó para contar la reunión que mantuvo Macri con la primera ministra de Gran Bretaña, Theresa May.

En la misma línea se expresó el viceministro de Hacienda, Miguel Braun, durante un encuentro con periodistas. “Esa fue una declaración del gobierno americano”, se desligó el segundo de Nicolás Dujovne. “La Argentina tiene una relación comercial muy constructiva con China, que es nuestro segundo socio comercial, más allá de las disputas que tenemos por temas de antidumping”, añadió, en un intento por calmar las aguas.

Fue en ese marco que llamativamente China levantó las dos conferencias de prensa que funcionarios de la delegación iban a dar a lo largo del día. “Fue un error de la organización, nosotros siempre habíamos previsto hablar mañana”, señalaron miembros de la comitiva.

Entre los que ya se habían alistado para escuchar estaba Roberto Cardarelli, el encargado del Fondo Monetario Internacional de monitorear a la Argentina.

El parte de prensa enviado por Washington que dio origen a los cruces señalaba que “los dos líderes reiteraron su compromiso compartido de enfrentar los desafíos regionales como Venezuela y la actividad económica depredadora china”.

La expectativa de esta cumbre del G20 está puesta en algún tipo de tregua en la guerra comercial entre los Estados Unidos y la potencia asiática, tras la reunión que mantendrán sus presidentes el sábado por la noche en esta ciudad.

En ese sentido, la Argentina quedó como nunca expuesta como un país de disputa entre las dos naciones, lo cual se vio reflejado en los anuncios de inversiones en infraestructura que hicieron las dos mayores economías del mundo, y que Macri necesita como el agua ante el cierre del mercado financiero internacional. En ese aspecto, el monto comprometido por China fue mucho más contundente que el de los EE.UU.

fuente: Diario BAE

Te puede interesar