Recula la UIA y no se pronuncia ante grave la realidad

Industria 11 de diciembre de 2018 Por
La UIA dialoga pero no firma el crítico documento con la Iglesia y la CGT. Lo decidió su junta directiva. Hubo debate pero primó la idea de no politizar la entidad. Las otras propuestas.
a9I0r0LDB_640x361__1

Por varios motivos la reunión de junta directiva de la UIA de este martes era seguida con especial atención. Es que había trascendido la posible adhesión de la entidad a un documento impulsado por la Iglesia, la CGT, la CTA de Hugo Yasky, organizaciones piqueteras y distintas ONG. Por los adherentes y sus impulsores, los obispos Oscar Ojea y Jorge Lugones, el documento tiene un tono muy crítico hacia la política económica.

Lo cierto es que ayer se generó un debate apasionado entre quienes sostenían que hay que seguir con el diálogo, entre los que arriesgaban que además había firmar el documento y los que pusieron el grito en el cielo en defensa de la institucionalidad de la UIA, invitando a tener cuidado con quienes se juntaban.

miguel_acevedo_0_0La UIA pierde representación pyme


Después de varias horas se resolvió seguir con la voluntad de diálogo pero no firmar ningún documento. Una solución salomónica.

Miguel Acevedo, presidente de la entidad, comenzó hace tiempo a encontrarse con los obispos, dirigentes gremiales y representantes de cooperativas en medio de una crisis que está dejando a varios sectores industriales destartalados. Eso sí, siempre compartió esos encuentros con sus pares.


Y fueron precisamente los obispos quienes sugirieron que esos encuentros debían plasmarse en un documento, una manera de sentar posición. Algo que sucederá este jueves frente a Esteban Castro de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, Juan Carlos Alderete de la Corriente Clasista y Combativa y Daniel Menéndez de Barrios de Pie. El documento no tendrá la firma de la UIA.


Ayer hasta el propio Gobierno se percató que la entidad empresaria, que es la que ostenta la mayor representatividad industrial, podía pasarse a la oposición. Y abrieron el paraguas al invitar por la mañana al titular de la Comisión de Industria de diputados, José de Mendiguren, para que acompañara al presidente Macri en la presentación del plan Argentina Exporta. Lo trataron con particular deferencia.

Por la tarde, en el encuentro en la UIA, De Mendiguren se mostró partidario a firmar el documento. Recordó el papel de los empresarios en el dramático 2002 cuando articularon un grupo de consenso para salir de esa crisis. Casi en la misma línea se expresaron otros dirigentes como José Urtubey.

Fue Cristiano Rattazzi el opositor más firme a esa iniciativa. “No estoy de acuerdo que se politice la UIA”, instó a sus pares al marcar que el año electoral ya comenzó y advirtiendo que la entidad “no puede prestarse a ningún juego”.

Daniel Funes de Rioja, vice de la UIA y una de las figuras de la rama del G-20 que se dedica al sector privado dijo: “No he visto ningún documento, una cosa es que haya conversaciones y otra avalar un documento que no hemos leído ni analizado”, soltó contundente.

Lo que apaciguó al final las cosas fue la lectura del documento que elaboró la propia UIA con 35 propuestas para que la recesión no fulmine a las pymes. Lo presentaron al Gobierno y estuvieron todos de acuerdo.

Fuente: Clarin

Te puede interesar