Anticipan una recesión tan profunda como la que se registró en 2009

Economía 17 de diciembre de 2018 Por
Economistas anticipan una recesión tan profunda como la que se registró en 2009. Se disputan la letra para caracterizar el recupero entre la V, la W, la U y la temida L.
20181216_113348006_dcc171218-002i01.jpg_601583453

La recesión se confirmó, técnicamente, con el dato oficial de caída de la actividad de septiembre. Mientras desde el Gobierno confían en tocar fondo entre los últimos meses de 2018 y primeros de 2019, y que la recuperación va a tener forma de "V", los datos que se van conociendo de la evolución de la economía y lo empinado de la caída de la actividad asemejan más la contracción actual con las registradas en 2008 y 2009, que con las de 2014 o 2016.

Un análisis de cómo fue la caída del PBI en los tres trimestres siguientes al pico de actividad muestran que desde el tercer trimestre de 2008, el desplome alcanzó el 10,2%.

1529417305-image5b06cd73623afCae el apoyo del campo a Mauricio Macri



Cuando se mira la evolución de la economía actual, desde el pico del primer trimestre, la caída que se espera para el cuarto trimestre llevará a una baja de 7,2%.

En cambio, en 2014 y en 2016, con recesiones que fueron más suaves en intensidad, la disminución de la actividad fue, en los tres trimestres posteriores al pico, de una contracción de 4,1% y 4,3%, respectivamente.

No obstante, desde el estudio Broda vaticinan que, a diferencia de 2009, cuando tras la recesión la recuperación se dio en forma de "V", ahora la esperada será en "slow motion" (en cámara lenta).

En la evaluación que hacen describen que la recuperación de la crisis que comenzó a fines de 2008 se dio entre 2010 y 2011 y que implicó una mejora de 21% al cabo de 10 trimestres.

Con una proyección de un plazo más corto de tiempo, para la crisis actual estiman que entre el segundo y el cuarto trimestre de este año la mejora acumulará un 2,6%.

Desde FyE Consult hicieron un análisis similar sobre la evolución de los últimos ciclos recesivos en la Argentina. "El Gobierno deberá cruzar el desierto económico de la recesión cuya duración no muestra todavía ´una luz al final del túnel´. Los primeros indicadores de actividad económica sobre noviembre mostraron que la recesión continúa profundizándose y que todavía no hizo piso", describieron.

En ese sentido, identificaron, desde el lado del gasto doméstico, que las ventas minoristas (CAME) se desplomaron un 15,6% interanual el mes pasado, tras registrar una caída del 94% en octubre y de 4,4% en los primeros nueve meses del año.

Además, las ventas de autos se derrumbaron 47,9% interanual en noviembre, también luego de malos dos meses anteriores, y que las de motos se retrajeron 55,6% interanual.

Eso revela que "los sectores de medio/medios-bajos ingresos fueron los más afectados por la crisis (por pérdida de salario real y restricción crediticia)".

Otro dato que evidencia un mal noviembre es que la recaudación tributaria cayó 9,9% interanual cuando se la evalúa en términos reales, y hasta 12,5% sin contar las nuevas retenciones sobre las exportaciones.

Desde el lado de la producción, en tanto, identifican en FyE Consult, que la fabricación de vehículos se desplomó 18,6% interanual y que los despachos de cemento al mercado interno cayeron 16,6% en noviembre.

En ese contexto, advierten que en la medida en que haya continuidad de políticas económicas contractivas, "con algún relajamiento en la monetaria" cualquier recuperación será muy "amarreta" y débil, una mezcla entre "U y L".

A su vez, que "varios candidatos presidenciales con chances estén pensando para 2020 en una reestructuración de deuda y/o en una reforma constitucional, será difícil prever una estabilización de la demanda de activos domésticos y el riesgo de una nueva recaída económica seguirá siendo elevado, siendo probable un escenario tipo ´W´"

De esta manera es que la incertidumbre política, sumada a las políticas contractivas desde lo fiscal y monetario, difícilmente traccionen a la economía, al menos desde el mercado doméstico.

En tanto, la esperanza en los despachos oficiales está focalizada en un alza de las exportaciones durante 2019, para lo que el valor del dólar en un nivel competitivo será relevante.

Desde FyE Consult proyectan que la economía puede caer un 2% en 2019, "con un PBI creciendo a una velocidad interanual del 2% en el último trimestre del año próximo (que muy probablemente no se hará sentir en las próximas elecciones), tras registrar una retracción del 2,7% en 2018".

Esa baja de 2% en 2019 está más cerca de la caída del PBI de 1,7%, proyectada por el Fondo Monetario Internacional, que la de 0,5% pronosticada desde el Gobierno.

Fuente: cronista

Te puede interesar