Entrevista al Ceo de Rappi, el mayor empleador informal de la Argentina

Comercio 03 de febrero de 2019 Por
Matías Casoy, CEO de Rappi, la mayor empleadora informal de Argentina, realiza el delivery para 2000 comercios locales.
matias-casoy-rappi-argentina-01212019-01-598059

En Rappi suelen decir que son una empresa latinoamericana, hecha por latinoamericanos y para latinoamericanos. En casi un año, la plataforma de origen colombiano que permite que casi cualquier producto desde un supermercado hasta un restaurante -entre otros comercios- esté en tu casa en menos de 35 minutos, se transformó en un actor clave de la economía “colaborativa” argentina. Con planes de expansión geográfica y con el galardón de haber comenzado a formar parte del selecto club de las empresas “unicornio”, PERFIL dialogó con el gerente general Matías Casoy, quien además respondió sobre las claves del negocio y los planes de inversión.

—¿Cuáles son las principales características  de una economía colaborativa y por qué esta modalidad viene creciendo tan rápido en el país?


—Creo que se trata más de cómo la tecnología está modificando los vínculos que existen entre los consumidores y proveedores de algún servicio o producto. Efectivamente, la tecnología permite simplificar y eficientizar muchísimo los procesos que existen de compra/venta o de solicitar un servicio. Lo importante es que esto no solamente está creciendo muy fuerte en la Argentina, sino que es un fenómeno que está sucediendo a nivel mundial.

—¿Qué beneficios trae a los comercios trabajar con Rappi?


En Rappi Argentina ya tenemos más de 2.000 comercios adheridos, que van desde grandes cadenas de supermercado hasta los pequeños restaurantes, muy buenos en cada uno de los barrios, pasando por cadenas internacionales de comida rápida, heladerías, hasta tiendas para mascotas, etc. El denominador común del por qué de esas personas y esas tiendas operan con Rappi es porque generan ingresos adicionales,  desde un 20 a un 100 por ciento más.

—¿Qué significa que Rappi sea una “empresa unicornio”?


Significa que la valuación de una empresa supera los mil millones de dólares. Son pocas las compañías en Latinoamérica que tienen esta valoración y, de hecho, Rappi ingresó en este "club de empresas unicornio" a partir de agosto del año pasado, luego de una ronda de inversores que tuvimos.

—¿Cuál fue la inversión inicial para el desembarco de Rappi en Argentina y cuánto llevan invertidos al día de hoy?


—Al comienzo, cuando lanzamos en febrero de 2018, teníamos un plan muy concreto de inversión y crecimiento que contemplaba una inversión inicial de 5 millones de dólares para el primer año. Por suerte, las ventas fueron superiores a lo que esperábamos al comienzo y pudimos invertir casi el doble. Tenemos planes de inversión muy ambiciosos y queremos expandirnos a nuevas zonas geográficas.

"En Rappi Argentina tenemos planes de inversión muy ambiciosos y queremos expandirnos a nuevas zonas geográficas".

—¿Por ejemplo?


—Expandirnos al Gran Buenos Aires: zona oeste y sur en una primera etapa. También pensamos ir a las ciudades de las provincias más importantes como Salta, Tucumán y Santa Fe.

—A nivel regional: ¿Qué representa el mercado argentino para Rappi?


—Solemos decir que Rappi es una empresa latinoamericana, hecha por latinoamericanos y para latinoamericanos. Por eso, entendemos muy bien cuales son los principales conflictos o problemas que tiene la persona que vive en San Pablo, Bogotá o Buenos Aires. Obviamente, como empresa latinoamericana, la Argentina es un mercado enorme, y con un gran potencial. La cultura delivery a la que está acostumbrado el argentino nos permitió que el lanzamiento acá sea uno de los más exitosos de las más de 40 ciudades que operamos actualmente.

—¿Qué es lo que más desean y valoran los argentinos a la hora de pedir delivery?


—El argentino está obsesionado con los tiempos de entrega. En Argentina, en las cuatro ciudades en donde operamos actualmente, es  en donde entregamos más rápido en toda latinoamérica ¿Por qué? porque sólo trabajamos a través de la tecnología que nosotros desarrollamos, con restaurantes y supermercados que están integrados a nuestra plataforma.

—¿Cómo planean llegar a las personas que no se encuentran bancarizadas pero quieren acceder al servicio?


—Ese es un buen punto, uno de los más importantes que observamos en la región, diría. Latinoamérica es la región que más economía de cash tiene. Por eso una persona que utiliza Rappi  y que quiere comprar cualquier cosa, tiene la posibilidad de usar tarjeta de crédito o también pagarlo en efectivo cuando el repartidor se lo trae.

—¿El rappitendero es un empleado de Rappi o un emprendedor asociado?


Son repartidores independientes. Tenemos más de 15 mil de ellos que se han descargado la aplicación. Son, en su mayoría estudiantes, personas que tienen su trabajo part time o full time y en sus tiempos ociosos reparten para ganar dinero adicional. El denominador común es que Rappi representa para ellos una oportunidad de generar ingresos genuinos y pagar cuentas a fin de mes, vacaciones, estudios, etc.

"Una persona que utiliza Rappi  y que quiere comprar cualquier cosa, tiene la posibilidad de usar tarjeta de crédito o también en efectivo cuando el repartidor se lo trae".

—¿Son una empresa o intermediarios digitales de una relación comercial?


—Somos una empresa radicada en Argentina, en donde tenemos más de 200 empleados. No solamente nos dedicamos a la operación de Rappi en Argentina, sino que además hemos construido en el país un hub de tecnología, en donde tenemos más de cien desarrolladores que por más de que están basados en Argentina, brindamos servicio a toda la región.

—Circulan quejas de algunos de los rappitenderos sobre las condiciones de trabajo. Hablan de bloques en caso de demoras en las entregas, aplicación de sanciones… ¿Qué tienen para responder desde la empresa frente a eso?


—Es un gran punto y quiero aprovechar para clarificar esto: hemos tenido repartidores que se acercan a nuestros centros de atención con consultas, sugerencias, oportunidades de mejora y, efectivamente, han habido repartidores que se han manifestado quizás en contra de alguna particularidad de la aplicación. Siempre los hemos recibido y escuchado. Lo importante es entender que estos repartidores son un pequeño grupo y obviamente se representan a sí mismos, significan una absoluta minoría con respecto a los otros miles de repartidores. Rappi no los sanciona: ellos son libres para desconectarse y conectarse cuando lo deseen. Nunca hemos sancionado a ningún repartidor por manifestarse o sugerir oportunidades de mejora.

¿Qué proporción de esos casos existen con respecto a la masa de repartidores?

Son muy pocos los casos. La experiencia en general es muy buena.

¿Cuántos empleados registrados tienen en Argentina?

Rappi tiene más de doscientos empleados registrados, de los cuales la mitad están enfocados en la operación, que son personas que se ocupan de finanzas, recursos humanos, ventas y marketing. La otra mitad, los otros cien, son personas que están armando un hub de tecnología, ellos brindan servicio a Rappi como compañía a nivel regional.

paro-taxis-contra-UBER-Mar-del-Plata-1920-2Taxistas recrudecen la lucha contra UBER en Mar del Plata y Ezeiza

La Ley que aprobó la Legislatura para sancionar a conductores de UBER, ¿Representa un problema a futuro para Rappi?


Para ser sinceros, no estoy al tanto de esta legislación con respecto a Uber. Sí considero que es clave el trabajo en conjunto con los diferentes actores que responden a ámbitos gubernamentales y no gubernamentales. Estamos comprometidos en el país y la región. Veo que en Argentina tenemos una oportunidad muy grande.

Fuente: perfil

Te puede interesar