"Vamos hacia una mortandad de pymes que nos costará 25 años para reponernos"

Opinión 19 de marzo de 2019 Por
Daniel Rosato, titular de Industriales Pymes Argentinos (IPA) pidió al Gobierno medidas que recompongan el nivel industrial y afirmó que diariamente cierran entre 25 y 30 pequeñas y medianas empresas.
rosato
rosato

En una entrevista cuestionó las altas tasas y advirtió que están empujando a empresas a la informalidad


—¿Qué le reclaman al Gobierno?


—Entre algunas medidas, pedimos pesificar la energía y congelar las tarifas por seis meses para darle previsibilidad a los costos de producción. Por los aumentos y la devaluación, en un mes pasamos a pagar un 40% más el costo de la energía, lo que constituyó un 13 a 15% de pérdida, es decir, nuestro margen de ganancia, que es de un 5%, se hundió 10%.

A partir de esto, se profundizaron los problemas y la crisis. Las empresas comenzaron a cubrirse ante cualquier variación del dólar y no se entrega mercadería o bien se entrega con remito abierto, que factura al momento de pagar.


—¿Qué nivel de presión impositiva afrontan?


—Entre ingresos brutos, IVA, aportes, impuesto a las ganancias y tasas municipales o provinciales, la presión impositiva en el país es del 60%. Llevar mercadería desde Buenos Aires a Salta es prácticamente más caro que exportar a China. Además, los salarios representan otro 30% de las ganancias dependiendo el sector. Por otro lado, nos encontramos con préstamos y créditos por las nubes al 70 u 80% que le comen toda la rentabilidad a las empresas. De esta manera, es imposible sostenernos y financiarnos.

—¿Cuántas pymes cierran por día?


—En general, el promedio es de 25 y 30 empresas, es decir, desaparecen del sistema. En los últimos meses más de 10.000 pymes se han pasado a la informalidad. Por esta razón, le pedimos al Gobierno que impulse el proyecto de Ley de Emergencia Fiscal Pyme, que presentó el bloque del senador Pichetto.

—¿Cuál es la situación de la cadena de pagos?


—Entre la caída del consumo y los aumentos tarifarios, la cadena de pagos está rota. Las empresas no cuentan con fondos suficientes en el banco para la cobrabilidad de cheques, lo que lleva a un efecto dominó multiplicador.


“El Gobierno se equivocó de políticas al no apostar a la producción”

—¿El Ejecutivo debería controlar las importaciones?


—Creemos que no es justa la situación y que debemos combatir la deslealtad comercial que hoy tenemos porque estamos importando bienes de capital a costo cero como, y exportamos con 10% de impuesto. Es decir, al que produce en el país le cobramos arancel, no tiene sentido. No tiene lógica ni sustento esta situación cuando el país necesita exportar y generar empleo.

—¿Por ejemplo?


—Estamos importando de Brasil tanques de combustible de acero, cuando acá en Argentina las normas exigen una fabricación de aluminio, que es antiexplosivo. Esto afecta a las fábricas metalúrgicas del país.

—¿Quién tiene la culpa?


—De alguna manera, el Gobierno se equivocó, no apostó a la producción y nos dejó de lado. No escuchamos la palabra industria en ningún funcionario, pero sí hablar de peras o manzanas. Creo que la política industrial y económica está errada. Desde el ministerio de Producción están totalmente convencidos que el camino correcto es este, pese a que les presentamos casos concretos, números y estadísticas objetivas. Nosotros creemos que sin industria, no hay nación y tenemos que cuidarla y desarrollarla para avanzar con el objetivo de dar valor agregado.

—¿Acompañarán el reclamo de la CGT en abril?


—El IPA está participando de las reuniones con las CGT y el Grupo de los 8. Estamos acompañando a la marcha de abril porque creemos que es una manera de ponerle un punto final a esta situación que realmente es muy triste. Hay pymes con más de 50 años en la actividad y están pensando en cerrar; necesitamos que el Gobierno reflexione, estamos yendo a una mortandad de pymes que nos va a costar 25 años volver a acomodarnos.


—¿Cuál es el clima en las pymes?


—Los empleados entienden la magnitud de la situación. Nosotros hablamos con nuestros trabajadores y ellos son muy conscientes porque no solo ven lo que se comenta en televisión, sino lo que se comenta de boca en boca entre trabajador y trabajador, es decir, saben de primera mano cuál es la coyuntura actual. Además, estamos más unidos porque vemos que del otro lado entienden que las empresas necesitan de una mayor colaboración para hacerle frente a la crisis.

—Ante una crisis, ¿surgen nuevas oportunidades?


—Sí, sin ninguna duda. Cuando a una empresa le faltan ventas, sale a buscar otros mercados, conseguir nuevos clientes y trata de generar una variable en la diversidad y desarrollo de sus productos. Entonces esas situaciones hacen que la misma crisis genere nuevas oportunidades de negocio.

Fuente: diario bae

Te puede interesar