Un BCRA cada día más arrinconado por el dólar, las tasas y la política

Opinión 29 de marzo de 2019 Por
#PanoramaSemanal por Alejandro Bercovich. Esta semana el dólar récord e ingenierías de transición electoral, además, como el fantasma de 1989 entusiasma al PJ no K.
IMG_0074
Rechazo al FMI en la puerta del central

La city huele sangre

La respuesta del banquero descolocó a Guido Sandleris. Fue durante uno de los varios encuentros informales que mantuvo con jerarcas de la City cuando despuntaba el pánico que se volvió corrida esta semana.

-O sea que si tenés éxito y el dólar se mantiene a raya vas a terminar el año pagando tasas del 60% en dólares -le espetó el financista, malhumorado.

-Bueno, no, porque cuando se estabilice retomaríamos la senda bajista de las tasas -respondió el jefe del Banco Central.

-¿A cuánto bajarías las tasas? ¿A niveles menores que la inflación?

-No, siempre mantendríamos tasas positivas.

-Entonces tu éxito sería bajarlas al 40% anual. Ahora están en 65%. Terminarías el año habiendo pagado 50% promedio en dólares en el mejor de los casos. ¿Después a cuánto tendría que subir el dólar para compensar?

Sandleris eligió esquivar la chicana. Pero el récord posterior de la divisa y el salto por encima de $60 que pegó en los contratos a futuro con fecha de enero expusieron nítido el pesimismo del establishment financiero, acaso la última fracción de los dueños del capital que se mantenía abroquelada en torno a la reelección de Mauricio Macri. Como cuando el Plan Primavera empezaba a crujir y Raúl Alfonsín decidió adelantar las elecciones presidenciales para el 14 de mayo aun cuando tenía mandato hasta el 10 diciembre, ya nadie se atreve a arriesgar un valor del dólar para el día siguiente.

"Las fichas las tiene todas el Banco Central. Pero por siete días. Cada siete días vuelve a cero", dijo a BAE Negocios otro banquero que también pasó esta semana por Reconquista 266. Fue antes de la comunicación "A" 6661 difundida ayer por la mañana, que extendió del 65% al 100% la proporción de sus depósitos que los bancos pueden colocar en Letras de Liquidez (Leliq). Haber relajado ese límite fue interpretado en la City como otro gesto de impotencia de la conducción del Central, maniatada por el acuerdo con el Fondo Monetario y su anchísima "zona de no intervención", que le prohíbe vender reservas hasta que la divisa no supere los 50 pesos. El dólar casi no reaccionó.

BCRAEl Gobierno podrá disponer de dólares depositados por los ahorristas

Como suele suceder, la desautorización del árbitro envalentona a quienes desafían sus reglas. A la vice de Sandleris, Verónica Rappoport, también conocida como Verito Rap por el seudónimo que usaba en redes sociales hasta asumir, ayer un ocurrente mesadinerista la rebautizó con sorna Verito Rappi. La alusión a los mensajeros que pedalean arrastrando gigantescas mochilas térmicas anaranjadas prendió rápido en los grupos de whatsapp de las veinte manzanas. Una trasmutación veloz de catedrática prestigiosa a mandadera precarizada del Fondo Monetario.

Adelantados

Lo que parece a punto de llevarse puesto al tercer plan de estabilización pergeñado en solo nueve meses por la craneoteca del Fondo es, por enésima vez, la fuga de capitales. Macri asumió en 2015 convencido de que sin "cepos" -esto es, sin controles cambiarios ni retenciones- el problema sería la lluvia de dólares que apreciaría el peso. Desde entonces, sin embargo, se fugaron más de US$ 65.000 millones. Un promedio anual de US$ 17.000 millones, o más del doble de los US$ 7.750 millones anuales que promediaron los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner con sus cepos.

A diferencia de lo que ocurría en 2018, cuando eran los fondos del exterior y los grandes jugadores locales los que se dolarizaban, desde la gran corrida de octubre lo que se reactivó fueron las compras de divisas por parte de los pequeños ahorristas. Según el último balance cambiario del Central, el 70% de la moneda dura que vendieron los bancos en enero fue adquirida por personas físicas que operaron menos de US$ 10.000 cada una. Apenas un 11% se escurrió en operaciones por más de US$ 50.000. La apuesta oficial es a aspirar todo el circulante posible para que a nadie le queden pesos para comprar dólares, pero ¿por qué no habrían de presionar también sobre el mercado los $ 320.000 millones adicionales que se acumularon en plazos fijos desde octubre, como advirtió Marina Dal Poggeto?

El riesgo de espiralización es tanto mayor cuanto más difícil le resulta al Central bajar la inflación forzando la aspiradora de pesos. Que Gustavo Lopetegui haya decidido a última hora de anteayer partir en tres cuotas mensuales consecutivas la nueva suba del gas del 29% prueba que, además de más dinero para asignaciones sociales, quizá Lagarde también suelte algunos millones para contener con subsidios el impacto de los tarifazos sobre el costo de vida. Un súbito arranque de heterodoxia sacrílega ante el riesgo de colapso.


Lo que tampoco consigue aplacar el Fondo es la sangría de poder político que sufre el Presidente. Previsor, el procurador general del Tesoro ya giró al primer piso de la Casa Rosada una carpeta donde detalla todos los aspectos legales de un eventual adelantamiento de las elecciones presidenciales. No quiere decir que sea el plan A ni el B, pero sí que empezó a estudiarse la alternativa. Hombre de confianza de Macri y antiguo asesor legal del holding familiar, Bernardo Saravia Frías le advirtió a su jefe que no le resultaría tan fácil como a Alfonsín. A fines de los ochenta, la fecha estaba sujeta a una discrecionalidad mucho mayor de la Rosada.

Para que las elecciones se realicen antes del tercer domingo de octubre, ahora el oficialismo debería modificar dos leyes: la que establece que las PASO son el segundo domingo de agosto y la ley general incorporada al Código Electoral. El artículo 99 de la Constitución impide alterar la letra de esas leyes por decreto de necesidad y urgencia. Además, por tratarse de leyes electorales, la modificación de cualquiera de ellas exige una mayoría especial de la mitad más uno de todos los miembros de cada cuerpo, independientemente de los presentes. Son 129 diputados y 37 senadores. Cambiemos no cuenta con lo uno ni con lo otro.

Frenemies

Si quisiera adelantar las elecciones para evitar que un espiral de dólar, precios y salarios lo atropelle antes de someterse a las urnas, Macri no tendría otra alternativa que convencer al kirchnerismo o al peronismo no kirchnerista. Descartado lo primero, se disparan las acciones de un interlocutor que nunca dejó de atenderle el teléfono pero que tampoco olfateó nunca tanta sangre ajena como ahora: Miguel Pichetto. El rionegrino ya dio un indicio: se había comprometido ante el oficialismo a acompañar el proyecto de ley de financiamiento de la política que prohijó la Rosada, pero esta semana pareció iniciar una huelga de brazos caídos. Casualidad o no, su súbito desinterés despertó las primeras suspicacias en el Congreso.


Otro indicio de que Cambiemos baraja al menos la posibilidad de algún cambio en el calendario de votaciones son sus últimos dos movimientos en la justicia. Por un lado, empezó a apurar la designación del juez federal Sergio Torres como miembro de la Suprema Corte bonaerense, donde hay una vacante abierta. Por otro, aceleró el trámite para nombrar al titular del Tribunal Federal Nº1 electoral de La Plata, con competencia sobre toda la elección de la provincia. En el concurso de antecedentes quedó primero el actual juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, quien acaba de declarar en rebeldía al fiscal Carlos Stornelli por no haberse presentado a sus citaciones por presunta extorsión. Pero el Gobierno decidió anteayer proponer para ese cargo al Senado a Laureano Durán, que quedó tercero.

En momentos de crisis como éste, donde todo lo que lucía sólido parece evaporarse, los aliados pueden tornarse esquivos y los enemigos comprensivos. El jefe de gabinete de María Eugenia Vidal, Federico Salvai, todavía barrunta bronca porque la gobernadora no obtuvo el permiso para desdoblar sus elecciones de las nacionales. Ahora, con el Presidente como yunque, comentó a una docena de sus habituales interlocutores que ya está resignado a perder. Y hasta precisó que según sus encuestas será por ocho puntos.

Axel Kicillof, en cambio, es de los economistas que descartan que vaya a producirse un colapso, una megadevaluación o un default antes de octubre. Con la plata del FMI alcanza para este año, especula, en una sintonía inesperada con bancos como Crédit Suisse.

¿Diagnóstico o expresión de deseo? Habrá que ver. En la puja sorda pero encarnizada que libran las dos tendencias en las que se divide la oposición, un crac como el de 1989 agigantaría el poder del PJ clásico frente al kirchnerismo. Le permitiría incluso soñar con ponerse la banda presidencial a Pichetto, un dirigente a quien los votos no le alcanzan siquiera para conducir los destinos de su provincia.

Fuente: diario bae

Te puede interesar