A pesar del esfuerzo, las exportaciones agroalimentarias apenas crecieron 4% en dos años

Agro 19 de febrero de 2018 Por
En dos años de la administración de Macri el campo parece haber sido uno de los principales beneficiarios de su política sin embargo los precios dólares del agro no han sido los esperados.
0019776948

Nota de Opinión de Javier Preciado Patiño

Confieso que tuve que revisar varias veces los datos que ofrece el informe Intercambio Comercial Argentino (ICA) del INDEC, antes de realizar esta nota . Sucede que si sumamos las exportaciones (en divisas) vinculadas a la cadena agroalimentaria en 2017 (incluyendo el biodiésel, que en definitiva es la alternativa a exportar aceite de soja) y las comparamos con las de 2015, el total apenas crece un 4 por ciento. Veamos.

soja
En el cuadro que ilustra este artículo, las Manufacturas de Origen Agropecuario (MOA’s), donde los pellets y el aceite de soja tienen un peso determinante, han retrocedido en 775 millones de dólares en estos dos años. Los Productos Primarios (excluidos los metales, de manera de dejar solo lo agro) ganaron 1.503 millones de dólares, mientras que el biodiésel ganó otros 718 millones, lo cual deja un saldo positivo de 1.446 millones de dólares de crecimiento entre 2015 y 2017.

A priori no parece ser un gran número considerando la serie de medidas que implementó el Gobierno Nacional para alentar la producción agropecuaria, como es la eliminación de las retenciones, la eliminación de los ROE’s y la devaluación a partir de diciembre de 2015. Hilando fino, incluso, de no haber habido una fuerte retención de ventas en el último trimestre de 2015 (cuando se veía venir el cambio de signo político), posiblemente 2017 hubiera sido igual que el último año de la Era K.

20180123 - indec balanza comercial 2 En 2017 la importación creció 19,7% interanual y la balanza se desplomó hasta los USD 8.471 millones

La política arancelaria favoreció la implantación de las gramíneas en detrimento de la soja. De hecho los volúmenes exportados reflejan esta situación. El trigo pasó de 4,2 a 13,1 millones de toneladas (Mt) entre 2015 y 2017 mientras que el maíz lo hizo de 16,7 a 23,7 Mt. El poroto de soja en cambio cedió 4,2 Mt y los pellets ganaron 1,6. Sumando estos cuatro productos, el volumen exportado creció 22% en el ínterin, mientras que en dólares no hubo crecimiento, ya que la suma pasó de u$s17.995 a u$s17.980 millones.

Como plan de negocios tal vez no fue la mejor apuesta. El promedio del poroto de soja en ambos años fue prácticamente el mismo (366 u$s/t), mientras que el de la harina cedió 12%. Pero el trigo, cuyo volumen se triplicó, cayó 25% en el ínterin, al pasar de 238 a 180 u$s/t según surge de las estadísticas del INDEC.

Digo que es un tema para pensar. El complejo soja, que es el mayor aportante de divisas para el país, terminó siendo castigado por los derechos de exportación. De hecho, las estimaciones del área sembrada con soja del Ministerio de Agroindustria muestran la pérdida de 3,8 millones de hectáreas en las últimas dos campañas.

Ahora nos enfrentamos a una posible reducción de la cosecha de soja, por la sequía, que la podría llevar a magras 45 millones de toneladas. En ese caso, solo una fuerte suba del precio internacional podría compensar las cosas durante 2018.

Por lo pronto, frente al estancamiento general de las exportaciones y el creciente déficit comercial, se impone pensar un Plan de Negocios para la Argentina, que busque agrandar la torta, de forma tal de dejar de pensar únicamente en cómo cerrar el déficit fiscal.

ro02fo0116 “La reforma tributaria beneficia a los que más tienen y perjudica al pequeño productor” Omar Príncipe, Federación Agraria Argentina

Te puede interesar