Los Rol­dan del círcu­lo rojo

Opinión 02 de junio de 2019 Por
Los cor­te­sa­nos si­guen sin Rey. Los em­pre­sa­rios top del mo­men­to apues­tan sus fi­chas para es­tar cer­ca del go­bierno que se ele­gi­rá en oc­tu­bre. Quié­nes son, qué ha­cen y por dón­de se mue­ven. #PuenteAereo
Los-Roldan-1120x888

Por Florencia Guerrero para Puente Aéreo 

Allá por el si­glo XVII, un gru­po de no­bles y adi­ne­ra­dos ro­dea­ba al mo­nar­ca: Los cor­te­sa­nos, li­bres en apa­rien­cia, pero afe­rra­dos a su obli­ga­ción. Ase­so­res, miem­bros de la cor­te y, a ve­ces, es­tra­te­gas in­ter­cam­bian­do in­fluen­cias e in­for­ma­ción. Con sus di­fe­ren­cias, y aho­ra en de­mo­cra­cia, esos sec­to­res han ido mu­tan­do has­ta al­can­zar la ca­te­go­ría de círcu­lo rojo. Los go­bier­nos pa­san y ellos, más vi­si­bles o en las som­bras, per­ma­ne­cen y cada vez que el es­que­ma de po­der cam­bia, la rue­da por ver quién se suma, vuel­ve a gi­rar.

Tal vez por eso hubo po­cos sor­pren­di­dos cuan­do hace un par de se­ma­nas, un gru­po de em­pre­sa­rios se jun­tó a ce­nar dis­cre­ta­men­te en Rol­dán, una ex­clu­si­va pa­rri­lla pa­ler­mi­ta­na que Da­niel Vila inau­gu­ró el año pa­sa­do jun­to a ri­cos y fa­mo­sos. He­te­ro­gé­neo, com­pac­to y vis­to­so, la ges­ta­ción de Los Rol­dán –como pro­me­sa de sos­tén “mo­ral” y eco­nó­mi­co del go­bierno que se eli­ge en oc­tu­bre–, co­men­zó en no­viem­bre de 2018, aun­que se cris­ta­li­zó cuan­do to­dos se sen­ta­ron a la mesa. 

El co­lo­ri­do gru­po de CEOs está for­ma­do por el ban­que­ro Jor­ge Bri­to jr; Clau­dio Be­lo­co­pitt, ti­tu­lar de Swiss Me­di­cal; Mar­ce­lo Mind­lin, de Pam­pa Ener­gía; Se­bas­tián Es­ke­na­zi, del Gru­po Pe­ter­sen, el pre­si­den­te de Ri­ver Ro­dol­fo D´Ono­frio y se com­ple­ta con Da­niel Vila y José Luis Man­zano del Gru­po Amé­ri­ca. La par­ti­ci­pa­ción del con­duc­tor Mar­ce­lo Ti­ne­lli es más tes­ti­mo­nial, aun­que ne­ce­sa­ria des­de que los em­pre­sa­rios em­pe­za­ron a fre­cuen­tar­se hace algo más de sie­te me­ses.

En­tre los au­sen­tes con avi­so de la lis­ta, Fran­cis­co De Nar­váez acu­só un com­pro­mi­so fue­ra del país. Lle­va va­rios años tras bam­ba­li­nas y si lo in­vi­ta­ron es por­que sa­ben de su in­ten­ción de vol­ver a es­ce­na. 

Pero de aque­lla no­che, aun cá­li­da de mayo, a el oto­ño frío de ju­nio pa­sa­ron co­sas. El anun­cio de Los Fer­nán­dez sa­cu­dió un can­sino ta­ble­ro pre­lec­to­ral, y em­pu­jó a ha­blar de alian­zas. Va sien­do hora de ocu­par un lu­gar y eso es algo que Los Rol­dán en­tien­den. Otra cosa que tie­nen cla­ra es el hilo que los une, a pe­sar de sus amo­res y odios con al­gu­nos de los po­si­bles can­di­da­tos para la ca­rre­ra pre­si­den­cial: A los CEOs no los une el amor, sino el es­pan­to, algo que cada uno lo ad­mi­te a su ma­ne­ra. Por eso a nin­guno de ellos le sor­pren­dió que Be­lo­co­pitt ad­mi­tie­ra pú­bli­ca­men­te que el mo­de­lo con Ma­cri a la ca­be­za está ago­ta­do. En la cena lo co­men­tó, aun­que omi­tió blan­quear su per­so­nal apues­ta por Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, por­que si hay grie­ta en el em­pre­sa­ria­do, la que sos­tie­nen en el Gru­po Amé­ri­ca no tie­ne pa­ran­gón. Mien­tras el due­ño de Swiss Me­di­cal pro­mue­ve el “Plan V” de Cam­bie­mos –que pon­dría a su ami­ga como can­di­da­ta a pre­si­den­ta, la mis­ma que en 2018 ha­bi­li­tó un des­em­bol­so de 600 mil dó­la­res al gru­po Amé­ri­ca–, Man­zano jue­ga un pa­pel cada vez ma­yor en el ar­ma­do de Los Fer­nán­dez y Vila, que has­ta aquí acu­na­ba a Ser­gio Mas­sa por el víncu­lo per­so­nal que los une, aho­ra se mues­tra cer­cano a la idea de un re­torno de un go­bierno con per­fil K. 

Otro que no ten­dría pro­ble­mas en aban­do­nar el bar­co fe­de­ral, si se pre­sen­ta la opor­tu­ni­dad es Bri­to, que tie­ne ex­ce­len­te re­la­ción con el ti­gren­se –a quién le dio va­rios mi­llo­nes para la cam­pa­ña de 2015–, y con su ami­go Juan Ma­nuel Ur­tu­bey. “Es lo de siem­pre, no hay em­pre­sa­rio que pon­ga to­dos los hue­vos en una ca­nas­ta. Ama­li­ta (La­cro­ze de For­ta­bat) fue el faro de es­tos mu­cha­chos, ella po­nía pla­ta en to­das las cam­pa­ñas. Les dio gui­ta a (Car­los) Me­nem y a (Eduar­do) An­ge­loz. Des­pués, cuan­do gano Car­los, iba a ver­lo y le de­cía ´vos sa­bes que yo ju­gué por vos´”, re­cuer­da un co­no­ci­do ar­ma­dor me­ne­mis­ta de la dé­ca­da don­de el em­pre­sa­ria­do se re­go­ci­ja­ba con piz­za y cham­pag­ne, que aho­ra tra­ba­ja pe­ga­do a Al­ber­to Fer­nán­dez. 

“Co­mer con to­dos, que­dar­se con el ga­na­dor”, sue­na como slo­gan po­li­te  del em­pre­sa­ria­do en es­tos tiem­pos. Tal vez, por esa fle­xi­bi­li­dad re­co­no­ci­da a po­cos de los que ro­dean al can­di­da­to de Cris­ti­na les sor­pren­dió ver que Man­zano co­men­za­ba a mo­ver­se tan ac­ti­vo para la fór­mu­la kir­ch­ne­ris­ta. No hubo ca­sua­li­da­des: Mien­tras Vila par­ti­ci­pa­ba de la pre­sen­ta­ción de Sin­ce­ra­men­te en La Ru­ral, “Chu­pe­te” –como le di­cen al ca­ma­leó­ni­co Man­zano–, es­cu­cha­ba a Axel Ki­ci­loff en el Wil­son Cen­ter de Wa­shing­ton. Vie­jo y co­no­ci­do ope­ra­dor en el nor­te, el so­cio de gru­po Amé­ri­ca ha­bía via­ja­do para pre­pa­rar el te­rreno a Al­ber­to, como an­tes lo hizo para Me­nem y los Kir­ch­ner. 

paseo la plaza enac apymeEmpresarios nacionales pymes convocan a la conformación del acuerdo social el próximo 5 de Junio

Y si de cor­te­sa­nos ha­bla­mos, vale aque­lla fra­se que por años se le atri­bu­yó a Chu­pe­te: “Yo robo para la co­ro­na”. Todo se re­ci­cla. 

“Aho­ra son Los Rol­dán, con Al­fon­sín fue­ron Los ca­pi­ta­nes de la in­dus­tria y has­ta hace poco, la pa­tria con­tra­tis­ta. Los em­pre­sa­rios par­ti­ci­pan siem­pre y mu­chas ve­ces son los que fi­nan­cian las cam­pa­ñas. No se ca­san con na­die”, ana­li­zan des­de el mas­sis­mo. Pero para eso fal­tan de­fi­ni­cio­nes así que mien­tras se re­suel­ven los nom­bres que fal­tan para la con­tien­da, Ro­ber­to La­vag­na amu­cha a los su­yos, más con­ser­va­do­res e hi­per­mi­llo­na­rios en­tre los que fi­gu­ran Pao­lo Roc­ca, CEO del Gru­po Te­chint, que ya se de­cla­ró ali­nea­do con el ex mi­nis­tro de eco­no­mía, y Luis Pa­ga­ni de Ar­cor, en este caso se­ría me­jor que no se con­fíe. Este úl­ti­mo ha­bló con Al­ber­to Fer­nán­dez, tras co­no­cer­se su can­di­da­tu­ra, para fe­li­ci­tar­lo y re­cor­dar­le los años en los que se cru­za­ron cuan­do era jefe de Ga­bi­ne­te. Y es que esa es la car­ta a la que van a ape­lar Los Fer­nán­dez para aglu­ti­nar vo­lun­ta­des y fon­dos de cam­pa­ña, él tie­ne más “piel” con el em­pre­sa­ria­do que a cua­tro me­ses de las elec­cio­nes re­sul­ta vi­tal.

Así las co­sas, con más fi­su­ras que cer­te­zas y aun­que pa­re­cía que lle­ga­ban para irrum­pir en el fir­ma­men­to po­lí­ti­co como ava­les de la ter­ce­ra vía, la grie­ta po­dría de­pa­rar­le otro sen­ti­do a la con­for­ma­ción de Los Rol­dan, un ho­ri­zon­te tan es­pe­cu­la­ti­vo como el ac­tual, pero acom­pa­ñan­do al ca­ba­llo ga­na­dor. Es sa­bi­do, la po­lí­ti­ca y los nú­me­ros no en­tien­den de sen­ti­men­ta­lis­mos. Los “cor­te­sa­nos del po­der de turno”, tal como se de­fi­nie­ra el pro­pio Car­los Bulghe­ro­ni en los 90, si­guen dis­pues­tos a adap­tar­se a las cir­cuns­tan­cias, con­tro­lan más de lo sa­lu­da­ble la an­sie­dad por pre­sio­nar y es­pe­ran a que las de­fi­ni­cio­nes acla­ren el pa­no­ra­ma. Mien­tras, pro­me­ten, como en el al­ji­be algo pa­re­ci­do al amor, que hoy no es igual que ayer, y pro­ba­ble­men­te mute ma­ña­na.   

Te puede interesar