El kilo de pan rompió la barrera de los 100 pesos en la Ciudad

Comercio 04 de junio de 2019 Por
En barrios como Palermo y Recoleta se paga hasta $ 110. Lo atribuyen a las subas en el precio de la harina.
en-algunas-zonas-el-pan___ssdkRQJZP_340x340__1

El billete de cien pesos se convirtió en los últimos años en una "barrera psicológica"que reflejó el impacto de la inflación en los consumos cotidianos. Ya no alcanza para comprar un kilo de yerba, ni una docena de facturas, ni para acceder a un combo de comida rápida. Ahora le llegó el turno al pan: en algunas panaderías de la Ciudad el kilo ya rompió el techo de los $ 100. Desde el sector de panaderos dicen que se debe a la presión que genera la inflación y el dólar sobre el valor de la harina. Aseguran también que seguirá aumentando ya que se espera una nueva suba en el precio de la harina. 

En las redes sociales ya hubo repercusiones. Varias personas publicaron en Twitter fotos y comentarios al respecto. "Finalmente el kilo de pan llegó a las tres cifras en la panadería de mi cuadra", escribió un usuario en su cuenta. 

Desde el sector también explicaron que el valor del kilo de pan varía en cada zona. Cerca del Centro y en los barrios más caros, como Recoleta o Palermo, el francés puede llegar a los 110 pesos. Sin embargo, en otros barrios más populares, el pan aún se puede conseguir entre 80 y 90 pesos. Es decir: pagar con un billete de cien y llevarse vuelto.

Las fuentes consultadas por Clarín afirmaron que el valor de la harina es la causa directa del aumento del kilo de pan. Los panaderos compran la harina a 1.000 pesos la bolsa. Y con una bolsa, que contiene 50 kilos de harina, pueden hacerse aproximadamente 55 kilos de pan. En promedio, una panadería necesita 100 bolsas (en plata, 100.000 pesos), para garantizar su producción. 

José Álvarez, presidente del Centro de Industriales Panaderos de Buenos Aires, sostiene que los molinos son responsables de este aumento. "Es cierto que tienen más gastos por el aumento de la nafta y los servicios. Sin embargo, ellos a nosotros nos cobran la logística, el traslado, el precio, más el IVA, y ellos, cuando va a comprar el trigo al campo, que transportan en camiones, no pagan el flete y se lo cobran al productor". 

Los panaderos culpan al aumento de la harina y la presión tributaria.


Alvarez también desconfía cuando los molinos, que hacen la harina, aseguran que ellos se ajustan al precio internacional, el cuál está en dólares. "Nosotros, que vivimos en el país productor, pagamos más cara la harina que lo que sale en Estados Unidos, que es hacia donde exportan".  

Por su parte, Mario Véliz, ex vicepresidente de la Federación Argentina de la Industria del Pan y Afines (FAIPA), explicó que la harina aumentó un 100% este año y que las panaderías subieron el pan entre un 15% y 17%. El empresario aseguró que este incremento se debe a la presión tributaria, que "está matando las industrias", y al aumento de los servicios. Detalló, además, que el precio del pan se compone de los siguientes valores: "un 35% del valor de la materia prima, un 45% de los impuestos y el resto pertenece a la mano de obra".

Diego Cifarelli, presidente de la Federación de la  Industria Molinera Argentina (FAIM), niega que una suba del precio de la harina esté en el origen del aumento del pan. "La harina mantuvo su valor durante los últimos seis meses y ronda los $ 800 por bolsa", expresó a Clarín. De acuerdo con el empresario, el precio de la harina se alcanzó a fines del año pasado e incluso experimentó una pequeña baja durante el verano. "De hecho, aunque la materia prima -el trigo- aumentó, por una necesidad de ventas de las empresas, el precio de 'salida de molino' no varió", concluye.

A fines de 2018, Clarín realizó una recorrida por panaderías de Palermo, Colegiales, Recoleta, Barracas y San Telmo, y encontró que algunas tenían pizarras de precios tapadas - porque acaban de cambiar los precios-, otras que aún no aumentaron y una alta dispersión como resultado. 

Fuente: DD

Te puede interesar