Apagón: Cada falla nos ofrece la oportunidad de mejorar

Opinión 18 de junio de 2019 Por
#NotaDeOpinión del empresario Héctor Díaz sobre los planes de contingencia que tiene que tener la sociedad ante las crisis
sadi
sadi

El último domingo 16 de Junio de 2019, pleno siglo XXI de la era cristiana, la sociedad argentina se preparaba para los festejos del dia del padre y en cuatro provincias, para un acto eleccionario de autoridades provinciales; un hecho inusual alteró toda la programación, una falla masiva en el sistema de administración de energía eléctrica desconectó de la red a 4 países simultáneamente. Llevó unas cuantas horas recuperar la totalidad de las conexiones y ahora se abren diferentes frentes para evaluar los daños ocasionados.Hay un tema que solo podremos abordar como sociedad, porque la ausencia y eficacia de los planes de contingencia ante las fatalidades, nos envuelve a todos; independientemente de la adhesión política o por el contrario aquellos que se manifiestan apolíticos, nuestra sociedad carece de planes de contingencia, carece de organismos preparados para enfrentar fatalidades y esto es un signo de sociedad anacrónica, de sociedad antigua que flota en la medianía y navega a la deriva de su suerte; si la suerte acompaña, los daños serán menores, si la suerte no está de nuestro lado, la fatalidad hará estragos y cuando eso ocurre, la fatalidad no hace distinciones entre ideologías políticas.

20190618 - apagon torre 412Comienza a despejarse el nombre de Transener, de Marcelo Mindlin, como responsable por el apagón

No debemos tentar la suerte porque avisos ya hemos tenido suficientes en el presente siglo, hubo brotes de enfermedades como Sarampión, Dengue, Gripe A (H1N1), Estreptococo Beta Hemolítico Grupo A, que expusieron al sistema nacional de salud a niveles de desborde, cada invierno con los casos de bronqueolitis, las asistencias médicas colapsan y esto merece un profundo estudio hacia qué grado de locura nos están llevando, porque las empresas de medicina prepaga han inventado la consulta virtual y nadie sabe quién validó ese protocolo.

La semana pasada los trabajadores del Hospital Garraham reclamaron porque se han colocados 50 camas nuevas para abordar la demanda en medio de los pasillos, ocasionando todo tipos de inconvenientes, autoridades han manifestado la necesidad de crear en conjunto con obras sociales y medicina privada, 3500 camas nuevas, solo para abastecer a pediatría.

El corte de energía eléctrica nos enfrenta a preguntarnos, ¿qué pasó con el suministro de energía en los hospitales, sanatorios, en los hogares geriátricos o de cuidados de pacientes discapacitados,? ¿qué pasó con el suministro de energía a los pacientes electrodependientes en sus domicilio?, ¿qué pasó con el despliegue de fuerza pública para ordenar el tránsito, Defensa Civil, Bomberos, los aeropuertos, la navegación?. En esta oportunidad, la fortuna estuvo de nuestro lado, ocurrió un día domingo, día no laboral, de poco tránsito, entonces nadie quedó atrapado en un ascensor o en el subte dentro del túnel.

Tenemos un enorme desafío y mucho para crecer, hay que enfrentarlo como sociedad y decisión política, porque los planes económicos nos exponen siempre y los programas neoliberales muchos más.

Reflexión aparte, entiendo que esta es la enseñanza central del corte de energía de ayer y no hipnotizar a la gente aventando fantasías de hackers internacionales, desviando lo importante, hay electrodependientes y enfermos de todos lados, o ¿no estás cansado de ver que los médicos terminan operando iluminando con las linternas de los celulares?, es tiempo de que hablemos seriamente los protocolos, entidades y normativas a aplicar como contingencia y tener dirigentes que asuman el valor de la vida humana sin pesificarla.

Te puede interesar