Libre Comercio: Macri convocó a los empresarios oficialistas y les aseguró un subsidio de la UE

Política 04 de julio de 2019 Por
#MercosurUE En el encuentro realizado en la Quinta de Olivos participaron 30 cámaras empresariales afines al Gobierno, entre ellos la UIA, CAC, CAME, la Sociedad Rural, y representantes automotrices entre otros. Los empresarios plantearon reparos sobre cómo se hará la integración.
0036779807

El presidente Mauricio Macri recibió este miércoles en Olivos a representantes de más de 30 cámaras empresarias, a quienes les aseguró la Unión Europea (UE) destinará un "fondo específico" para las pymes del Mercosur a fin de que puedan reconvertirse y tener competitividad en el marco del tratado firmado recientemente entre los bloques.

"Va haber un fondo específico de la UE para las pymes de la Argentina y el Mercosur. Es en general, no por rubro y el objetivo es nivelar y que haya competitividad de las pymes del Mercosur", sostuvo el presidente de  oficialista CAME, Gerardo Díaz Beltrán, al finalizar la reunión.

Además, se acordó una agenda de reuniones bilaterales por regiones y sectores con representantes provinciales -ministros de producción, diputados y senadores-, empresas y sindicatos, para explicar los detallesi del acuerdo y avanzar en conjunto en una implementación progresiva que permita potenciar el crecimiento de todas las industrias.

El mandatario, que estuvo acompañado por el ministro de la producción, Dante Sica, el canciller Jorge Faurie, el secretario de Agricultura, Luis Miguel Etchevehere, la secretaria de Comercio Exterior, Marisa Bircher y el secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Horacio Reyser, ratificó esta iniciativa ante empresarios afines a la gestión de Macri como la Unión Industrial Argentina, la Cámara Argentina de Comercio y Servicios, CAME, la Sociedad Rural, representantes de la industria del calzado, automotrices, entre otros.

En líneas generales, la dirigencia empresaria saludó con beneplácito que luego de 20 años se concretara este acuerdo. De hecho, a lo largo de dos décadas diversos gobiernos –con mayor o menor énfasis – continuaron las negociaciones

Es difícil encontrar algún empresario que cuestione la apertura comercial aunque sí surgen algunos reparos relativos a cómo se hará la integración. Los temores tienen una base racional, es que ni el gobierno anterior ni este convocó a empresarios que realmente manejen sus compañías para ir acompañando las negociaciones con la Unión Europea.

“A diferencia de Brasil que siempre la Cancillería trabajó en conjunto con los sectores empresarios”, comentaba un importante industrial a Ámbito. “Es cierto que el gobierno nos fue informando cómo iban las negociaciones pero no hemos tenido la oportunidad de trabajar en conjunto”, acotaba otro empresario del sector agroindustrial.

Las dudas de los sectores productivos no están concentradas solo en la “letra chica” del acuerdo sino en las dificultades macroeconómicas que es el marco de trabajo de cualquier actividad.

“Es fundamental que Argentina pueda tener una presión impositiva más razonable, una inflación acotada, bajas tasas de interés, para empezar a conversar”, explican. Sin duda, la falta de un escenario macroeconómico estable afecta cualquier tipo de arreglo comercial y en general, se ve con buenos ojos que la firma del Acuerdo “porque obligará a la dirigencia política a trabajar sobre los problemas estructurales de la economía argentina”.

5d1a06b94ba2c_940_529!Francia se tira para atrás con el acuerdo Mercosur-UE

Uno de los reparos no pasa por el Acuerdo sino por el prejuicio o desconocimiento que a veces tiene la dirigencia política de los empresarios argentinos. “Creen todos existimos por subsidios o si hay mercados cerrados”, aseveran. En la Casa Rosada, en el entorno presidencial es cierto que se piensa que la dirigencia empresaria “lo único que hacen es quejarse” y que no se “han adaptado a los tiempos”. Crítica que también deslizan a la dirigencia política y sindical.

Más tarde hicieron preguntas algunos sectores sensibles que expresaron sus preocupaciones y dudas. Ahí se destacaron las participaciones de la vicepresidente de la Cámara de Industriales Metalúrgicos de Córdoba (CIMCC), Isabel Martínez; Martín Berardi, de la Cámara Argentina del Acero (CAA) y los representantes deCAME.

Lo que más tranquilizó a los empresarios fue que los plazos para la apertura, mediante la baja a 0% de los aranceles, son relativamente largos. Sectores sensibles como el de calzado y los autos quedarán expuestos recién 15 años después de la aprobación parlamentaria. Acerca de otro punto que genera muchas dudas, el de la posibilidad de una triangulación por la cual un producto se realice mayormente en China y se exporte, por ejemplo, desde Italia, el Gobierno afirmó que en el acuerdo se utilizaron las reglas que se plantearon en las distintas mesas sectoriales previas.

Si bien los empresarios reconocen que el Gobierno les fue informando del avance de las negociaciones entre el Mercosur y la UE, la expectativa ahora está puesta en que en la implementación del acuerdo el sector empresario pueda tener un rol más activo.

Entre los ejecutivos de los sectores más poderosos fueron a Olivos Jaime Campos (AEA), Miguel Acevedo (UIA), Félix Pereyra (COPAL), Jorge Di Fiori y Mario Grinman (CAC), Gastón Remy (IDEA), Daniel Pelegrina (SRA), Carlos Iannizzotto (CONINAGRO), Dardo Chiesa (CRA), Isabel Martínez (UIC), Fernando Morales (COVIAR), Gerardo Díaz Beltrán y José Bereciartúa (CAME), Enrique Mantilla (CERA), Roberto Wagmaister (ARGENCON), Mauro Busso (CESSI), Gustavo Idígoras (CIARA) y Claudio Sesaria (ABA).

Fuente: Ámbito, BAE Negocios

Te puede interesar