De un hilo: Para Ignacio Pérez Riba, sin Luis Caputo, Argentina no hubiese sobrevivido a la corrida cambiaria

Industria 27 de mayo de 2018 Por
Ignacio Pérez Riba es Jefe de Gabinete del Ministerio de la Producción, aunque se presente como viceministro. En la exposición de parques industriales hizo declaraciones que más que tranquilidad llevaron preocupación a los hombres de negocio.
epiba ignacio perez riba

De la Redacción

La Exposición de Parques Industriales - EPIBA 2018 -  ya era un éxito. Martín Rapallini jugaba de local en el distrito de Ezeiza y estrenaba cargo al frente de la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires - UIPBA -. Sin embargo nunca todo es color de rosas, el clima jugaba una mala pasada y la agenda nacional expresaba la cara más sincera de la realidad, política mata a marketing. Todos los ministros nacionales, provinciales, incluso la Gobernadora María Eugenia Vidal estaban en Córdoba en la mesa de flexibilización laboral del sector automotriz.

DATA_ART_1956295 Resultado de la mesa automotriz: Reducirán aranceles para importar autopartes

Rapallini fue claro y conciso, cero críticas al Gobierno Nacional, Provincial, y por supuesto menos al municipal, y una visión productiva sobre la Argentina y sobre el rol de los empresarioa industriales. El desarrollador inmobiliario y heredero del Grupo Alberdi que el en el 2012 le prometió a Cristina Fernandez de Kirchner la concreción del parque industrial de Ezeiza, y lo hizo, le saca varios cuerpos de ventaja a su antecesor en la UIPBA Mario Gualtieri, que pasó sin pena ni gloria al frente de una entidad que lejos de consolidarse expulsó industriales y se redujo a un grupo de empresarios cuasi oficialistas. Para Rapallini el futuro pasa por los parques industriales y allí apuesta sus fichas, desde todas las entidades en las que avanza con extremo bajo perfil, Red Parques, UIPBA y la UIA.

Si la inauguración hubiese concluido luego de la presentación de la agenda de trabajo de la Red Parques el acto habría concluido prolijo y acorde a las circunstancias pero un orador inesperado se manifestó y trajo más preocupaciones que tranquilidad a los empresarios que observaban, desde la tribuna, como la corrida cambiaria devaluaba 20% en un mes al peso, como se lo llevaban puesto a los ministros descoordinados de economía y como la tasa de cambio de cheques pasaba del 25 al 48%. 

Ignacio Pérez Riba, se presentó en la EPIBA como viceministro de Producción de la Nación aunque no lo es, he indicó ante el auditorio que "estuvo muy metido" en la corrida en las últimas dos semanas. La frase del referente de la  Cámara de Importadores llamó la atención del auditorio, de perfil productivo y de histórico roce con ese sector.  "Primero agradezcamos el gran ministro de finanzas que tenemos (por Luis CAPUTO) que es una persona que interpreta bien los mercados y que en otra etapa de la Argentina no se hubiera podido detener lo que fue y que hoy sólo terminó en una turbulencia cambiaria".

Perez Riba continuó "después de 7 meses de crecimiento la sensación es que hay un equilibrio frágil". Los industriales observaban atónitos las declaraciones de un hombre de la cartera de la Producción. Para generar empatía Pérez Riba se autodenominó como industrial dueño de una pyme que llama a sus socios para ver cómo funciona la empresa.

En otro pasaje indicó que a pesar "del deseo de algunos de aplicar más ajuste" van a continuar con el gradualismo para que el "25% de pobres que tiene la Argentina" no sufran más.

573628 La Cámara de importadores - CIRA - pide no cumplir normas legales mientras hace efectivo su lobby

Después Perez Riba se dedicó a hacer una oda a la desburocratización del Estado y, como ejemplo, destacó a  la ley de emprendedores y las sociedades SAS que "se crean en 24 horas", algo incomprobable y que solo cuenta con la adhesión, luego de más de un año, de un puñado de provincias.

Otra vez la política mata marketing pero los funcionarios, y la gran mayoría de los dirigentes gremiales empresarios, prefieren custodiar sus pequeñas cuotas de poder o negocios antes que pensar si aportan o destruyen a la Argentina productiva que nos merecemos y que Rapallini expresó en la inauguración.

Te puede interesar