La Fundación Protejer eligió como nuevo Presidente a uno de los grandes del sector textil, Yeal Kim de Amesud

Industria 28 de mayo de 2018 Por
La Fundación Protejer eligió como presidente a unos de los grandes en lugar de un pyme para negociar con el Macrismo, sin embargo Yeal Kim de Amesud puso condiciones que les marca la cancha a los propios también.
20180528 - yeal kim amesud fundacion protejer
20180528 - yeal kim amesud fundacion protejer

Yeal Kim, titular de la empresa textil Amesud, fue designado como nuevo presidente de la Fundación Pro Tejer en reemplazo de Jorgo Sorabilla tras cuatro años de gestión.

Kim de origen coreano, llegó a la Argentina con su familia en 1976, cuando tenía 18 años. En Seúl, su padre tenía una empresa textil, pero ante la imposibilidad de sostener a su familia decidió viajar a Argentina.

Ya en Buenos Aires, la familia de Kim se instaló en la Villa 1.11.14 donde comenzaron a trabajar "a fasón" (para terceros) con una máquina de tejer Wanora.

Su actividad industrial se destacó –a través de su carrera empresarial de 42 años en el país- por invertir y superar, a la vez, los vaivenes de las distintas políticas industriales.

Su contraataque y avance, según informó Pro Tejer a través de un comunicado, se debió a la exitosa gestión de sus negocios en la reinversión y renovación permanente de equipamiento de última generación industrial. Esa decisión le permitió  mantenerse a la vanguardia fabril, y desplegar una intensa actividad con artículos de primera calidad.

En la actualidad su empresa, Amesud, abarca una superficie de 30 mil metros cuadrados,  en la localidad bonaerense de San Martín, emplea a 470 personas y está considerada como una empresa de tejido de punto de clase mundial.

Una de las condiciones que Yeal Kim puso para asumir la Presidencia es que la sede de la Fundación Protejer se mude fuera de las instalaciones de la empresa TN & PLATEX propiedad de los hermanos Karagozian y donde Jorge Sorabilla ejerce como director, todos con fuerte gravitación en las decisiones de la Fundación.

Fuentes consultadas opinaron que Yeal Kim "no se va a "embarrar" haciendo política empresarial sino que se ocupará netamente del lobby sectorial" algo que se contradice con su discurso de asunción de bajar la pobreza y desarrollar a la Argentina. "La pregunta es si se va a ocupar ¿más de vender o de transformar?" agregó una fuente especializada en el sector.

La novedosa designación de Yeal Kim contrasta con la paupérrima y última gestión de Jorge Sorabilla, y su mentor Teddy Karagozian, que hicieron lo posible por la llegada de Mauricio Macri al poder y que abrieron por acción u omisión las puertas a una política de desbaste de pymes textiles a lo largo y ancho de la Argentina.

Los cuatro ejes de su gestión

En su discurso inaugural el empresario textil sostuvo que el sector textil ha sido, es y será una industria ganadora que tiene mucho que ofrecer a la sociedad argentina. “Con el marco normativo adecuado y un entorno macroeconómico favorable podemos crear 200.000 puestos de trabajo en los próximos cinco años”, afirmó.

“Vengo de un país que, en base al sector textil y luego de 50 años de políticas industriales, se ha transformado hoy en una potencia industrial global. Argentina puede y debe ser un país industrial sin desocupación y sin pobreza”, agregó.

En tanto, adelantó que su gestión se basará en cuatro ejes: “El combate a la desocupación y la pobreza; la promoción de las exportaciones en base al impulso de los eslabones capital intensivo y a la conquista de los canales comerciales de consumo responsable; el fomento a la innovación y el desarrollo sectorial y una fuerte agenda de capacitación”.

Remarcó que "el flagelo" de “la alta carga impositiva funciona como incentivo permanente a la informalización" y abogó por la instalación de Parques Industriales de la Confección en todo el país “que consagren una forma superior de industrializar y transformar los materiales textiles”.

En ese sentido, evaluó que la industria textil debe “ir mutando a los actuales talleres de confección, ofreciendo al mercado un formato de clara respuesta industrial y esto es establecer plataformas manufactureras de procesos y procedimientos industriales que permitan aumentar la productividad del eslabón de la confección con la clara convicción de que los problemas de la industria se resuelven con más industria”.

“Si somos capaces de corregir estos problemas que impiden el crecimiento de nuestro sector”, evaluó, “puedo asegurar que durante las próximas dos décadas nuestro sector ocupará un lugar central en la estrategia de desarrollo económico y social de nuestro país”.

Fuente: Cronista / propia

Te puede interesar