Con una industria a media máquina no hay inversión posible

El duro cruce entre el Gobierno y los industriales tiene un nudo difícil de desatar. La capacidad industrial ociosa es alta y en ese nivel no hay inversión real posible, sin embargo, el gobierno pretende enmascarar mediáticamente lo que debe resolver con medidas activas de política industrial.