Los empresarios que siguen financiando la campaña electoral de Macri

Política 25 de septiembre de 2019 Por
Pese a ir abajo, empresarios apuestan por su reelección. Juntos por el Cambio lleva recaudados casi $100 millones entre las PASO y la presidencial, con gran aporte de los principales ejecutivos del país
20190504 - mauricio macri aea g6

Gregorio Pérez Companc, la familia Lacroze y un poco conocido holding agropecuario que opera bajo la denominación social de Grupo Bermejo se convirtieron en los tres principales aportantes a la campaña electoral de Juntos por el Cambio.

Si se toman en cuenta las PASO del 11 de agosto y lo que continuaron aportando para las nacionales del próximo 27 de octubre, hasta ahora llevan realizadas donaciones monetarias por casi $20 millones al partido que defenderá en las urnas la reelección del presidente Mauricio Macri.

Es decir que acumulan aportes por algo más del 20% del total de fondos privados recibidos por el frente Juntos por el Cambio, que al 19 de septiembre asciende a $94.779.286, lejos de los $20.901.848 reunidos por el Frente de Todos que propone la dupla Alberto Fernández y Cristina Kirchner como candidatos a presidente y vicepresidente.

aLos Ojos de Anita Bunker Macri cambiemos00Cambirdge Analytica la empresa del escándalo, hizo trabajos para el pro en 2015


De hecho, hasta las PASO los aportes habían sido austeros para todos los partidos políticos que compitieron en las primarias, con aportes generales por $53 millones.


Y más allá de que el futuro político del país parece haber quedado sellado con los resultados de esas elecciones, los aportes monetarios de cara al 27 de octubre se incrementaron y a la fecha suman casi $120 millones, distribuidos mayoritariamente entre Juntos por el Cambio y el Frente de Todos.

En el caso del oficialismo, el mayor mecenas electoral viene siendo el Grupo Bermejo, que se ubica primero en el top tres del podio con un acumulado entre PASO y la actual campaña de unos $9,2 millones.

Lo hizo por medio de varias sociedades contoroladas como Explotación de Campos y Montes Río Bermejo y Pereda Agro. Entre ambas le inyectaron a la campaña proselitista oficial unos $9,2 millones.

Se trata de un holding agropecuario poco conocido y que nació como una empresa de la familia Pereda bajo el nombre de Grupo Bermejo a fines de los años 90 a partir de cuatro empresas de una misma familia.

En ese entonces, las firmas se dedicaban principalmente a la ganadería y agricultura a las que luego se incorporó la forestación, apicultura y vitivinicultura.  Si bien la familia Pereda tiene más de 150 años en el rubro, no se trata de uno de los players de este sector de mayor referencia pública, ya sus accionistas cultivan el bajo perfil y son pocas las notas en las que han salido en los medios de comunicación.

En su página web se definen como "una organización líder en la gestión y el desarrollo de agronegocios, con probada expertise en diversas áreas entre las que integran las cadenas de valor de base agropecuaria".

En la actualidad administra campos y operaciones en las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos y Corrientes, con foco principal en la producción y comercialización de productos y servicios agrícolas, ganaderos, forestales, incluyendo apicultura. Manejan, además, una reserva natural de más de 18.000 hectáreas en Entre Ríos.

471586Macri intenta transferir el Puerto de Buenos Aires antes del 10 de Diciembre a la Ciudad

En segundo lugar del podio de aportes a Cambiemos aparece SICMA, de la familia Pérez Companc y dedicada a las inversiones que acercó otros $6,2 millones, de los cuales $4,5 millones van para la campaña presidencial de Macri, mientras que los otros $1,6 millones, para los candidatos a diputados provinciales en Buenos Aires.

Mientras que el tercer lugar lo cierra una sociedad conocida como Control Unión Argentina, que es propiedad de la familia Lacroze y cuyo core business es la provisión de servicios de garantías, además de ser filial local del grupo norteamericano Control Union World Group.

En este caso, realizó tres contribuciones consecutivas que suman $4,6 millones, dos de ellas después de las PASO de agosto, además de haber aportado para las primarias legislativas de la provincia de Buenos Aires. Como dato adicional se sabe que uno de sus dueños es el empresario Félix Lacroze, subsecretario de Coordinación Administrativa del Ministerio de Educación.

La información figura en la página web de la Cámara Nacional Electoral, habilitada para dar a conocer los nombres de todos los aportantes privados a las campañas de los partidos políticos para cumplir con la Ley de Financiamiento de Partidos Políticos y que obliga a que los registros sean de conocimiento público con el objetivo de darle legalidad al origen y destino de esos fondos.

Para tener una dimensión de los montos que se vienen aportando se debe aclarar que los topes máximos de donaciones son $4.620.494 para la campaña presidencial, que es distrito único, y $ 1.705.109 para la provincia de Buenos Aires.

El "sí, se puede" empresarial
Lo cierto es también que tanto estos tres grupos que lideran la ayuda financiera a Juntos por el Cambio como otra gran parte de los empresarios y hombres de negocios que respaldan la reelección de Macri acercaron los fondos tanto antes como después de las PASO del 11 de agosto que, de no mediar un milagro, selló para mal el futuro del Gobierno.

Es decir, aunque saben que no jugaron a ganador por la improbabilidad de que el Presidente se mantenga en su puesto por otros cuatro años, todavía siguen apostando a que se cumpla la muletilla de campaña que a diario utiliza el mismo Macri sobre el "sí se puede".

Es que casi el 70% de los algo más de $93 millones que acumula el frente electoral oficia a la fecha, fueron informados y subidos a la web del organismo electoral durante el actual mes de septiembre.

Esto marca cierto optimismo entre la mayoría de los empresarios sobre las posibilidades de que se reviertan los resultados de las PASO a favor de un nuevo mandato de Cambiemos y así evitar que el kirchnerismo vuelva al poder.

La mirada de los hombres de negocios pasa por preferir que sea el mismo gobierno el que revierta el actual escenario de crisis financiera y recesión económica y no un nuevo período del kirchnerismo, grupo político con el que sufrieron varias restricciones y cepos y al que le tienen un fuerte recelo a la hora de analizar las políticas progresistas que podría adoptar en contra del libre mercado.

En este sentido, otro caso de empresarios que, a pesar de lo que dicen las encuestas, todavía apuestan por Macri es el de Horst Paulmann. El dueño del grupo chileno Cencosud hizo un millonario aporte de manera indirecta para apoyar al actual Presidente.

A principios de septiembre, sumó a Juntos por el Cambio otros $4,5 millones a través de Unicenter, la firma controla las operaciones del shopping ubicado en San Isidro.

De esta forma, aparece cuarta en el ranking de aportantes aunque compartiendo el puesto con otras dos empresas que también acercaron fondos por $4,5 millones como Valiente POLO J5 Argentina SRL, una sociedad dueña del equipo Valiente Polo Team, donde juega Adolfo Cambiaso y cuya sede se encuentra en Wellington, Palm Beach.

Igual monto acercaron los dueños de la compañía de seguros Orígenes, que acercó otros $4,5 millones también en los primeros días de septiembre. Es propiedad del grupo que incluye también una compañía de seguros de retiro.


Le sigue el Grupo Emes S.A., fondo de inversión sucesor del Grupo Dolphin, que encabeza el empresario y dueño del Pampa Energía, Marcelo Mindlin, con $4,2 millones.

La cifra es un poco menor en el caso de los aportes del frigorífico Runfo S.A, que supera en el quinto lugar a la firma de logística Petromix SA con $4 millones. La empresa aporta know how para la extracción de gas y petróleo y su presidente, Martín Fernando Brandi, donó otro millón de pesos en carácter personal. El empresario también ocupa el puesto de CEO de Petroquímica Comodoro Rivadavia (PCR), una productora de petróleo y gas en Argentina, y principal proveedora de cemento en la Patagonia.

En octavo puesto se encuentra el Grupo Financiero Galicia a través de sus controladas Tarjetas Regionales; Tarjeta Naranja y Cobranzas Regionales, con aportes globales por $4,1 millones realizados en varias etapas durante agosto y septiembre. Al desglosarse la cifra, Tarjetas Regionales donó $1,7 millones; Tarjeta Naranja, $1,5 millones y Cobranzas Regionales, el resto.

WiloBank-7Banco digital: a toda hora y siempre a mano



En el listado también figura Eduardo Costantini con dos aportes a través de sus sociedades Consultatio y Nordelta, por un global de $1,6 millones. También Daniel Diego Van Lierde, empresario de origen holandés y dueño de la empresa Caleras San Juan y de Cabelma PET, considerada como la planta recicladora más grande del país. Aportó $1,6 millones pero para la campaña legislativa en la Provincia de Buenos Aires.

Igual cifra donó María Luisa Bárbara Miguens, una de las accionistas de Central Puerto, la segunda generadora eléctrica del país y que comparte el capital con Nicolás Caputo, íntimo amigo de Macri.

El mismo monto le acercó a Macri el banquero Jorge Guillermo Stuart Milne, uno de los ex dueños del Banco Patagonia, monto dirigido a financiar la campaña legislativa del oficialismo en la Ciudad de Buenos Aires. Pero a principios de septiembre sumó nuevos fondos, totalizando entonces donaciones por $2,9 millones.

Otros nombres de empresarios que acercaron fondos a Juntos por el Cambio en menor medida son los de Alec Oxenford, con $1 millón; Enrique Cristofani, con $500.000; Julio Patricio Supervielle (CEO del Grupo Supervielle), con $200.000.

También Joaquín de Grazia (presidente de Granja Tres Arroyos):, con $400.000 y Santiago Braun, accionista de La Anónima (cadena de supermercados), con $400.000.

Hay además varias empresas del agro como Liag Argentina S.A., que se centraliza en la producción de granos (soja, maíz, trigo, girasol y sorgo), con $1 millón. En el caso de Agro Uranga S.A., dedicada a la cría de ganado y venta al por mayor de cereales, acercó $138.000. Mientras que Frimsa S.A., frigorífico beneficiado por el Gobierno nacional en el reparto 2018/2019 de la Cuota Hilton (756.900 toneladas), lo hizo con $1 millón.

También una gran cantidad de miembros del propio Gobierno figuran en el listado de aportantes, como el propio Presidente Macri, con $100.000. O su secretario de Energía, Gustavo Sebastián Lopetegui, con $50.000, al igual que Hernán Santiago Lombardi, titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos.

Jorge Grecco, secretario de Comunicación Pública de Presidencia, funcionario cercano al jefe de Gabinete Marcos Peña y Mauricio Macri, lo hizo con $45.000. O el ministro de Defensa, Oscar Aguad, con dos aportes por $36.000 y $49.000.

En donaciones, Alberto pierde
En el caso del Frente de Todos, los aportes empresarios no son moneda corriente, al punto que sobresalen los $900.000 que le acercó a este partido Aluar, la mayor productora de acero del país, que es propiedad de la familia Madanes Quintanilla.

Sin embargo, en este caso, el dinero no evidenciará el apoyo de este grupo a las políticas económicas que promete implementar Alberto Fernández si es elegido como nuevo presidente de la Argentina. El propio Javier Madanes Quintanilla le dijo a iProfesional que se trata de una forma institucional de apoyar la ley que obliga a blanquear los aportes de campaña.

"Nuestra decisión se debe a un pedido del partido de hacer un aporte que representaba el 20% de lo máximo permitido por la ley electoral para la campaña que nos pareció razonable, como que los apoyos sean transparentes", dijo el ejecutivo.

Más allá de las aclaraciones del propietario de Aluar, el mayor aportante al kirchnerismo es Walter Grenón, un empresario santafesino ligado a los medios de comunicación, que lleva aportados $5,4 millones entre las PASO y la campaña rumbo a octubre próximo. Dueño de Red Mutual, que opera en siete provincias, Grenón asignó el dinero con aportes individuales y de sus empresas, según un informe que publicó Infobae hace algunas semanas.

Luego, pero lejos, le sigue Tomás Ise Figueroa, quien donó $1,7 millones. Nacido en Santiago del Estero, es abogado y empleado planta permanente del Senado con la categoría más alta. Actualmente se desempeña como asesor de la senadora chaqueña del Frente para la Victoria María Inés Pilatti Vergara.

Con una cifra similar se ubica Pablo Albertus, presidente del Centro de Industriales Panaderos de Tucumán, con $1,7 millones, cifra lejana a los millones cedidos por cada empresario que optó por apoyar a Juntos por el Cambio.

Le sigue un político: el senador nacional José Luis Pallares, que donó $1 millón, seguido por Sergio Dobrusin, un ex ministro de Turismo de Misiones, con $909.000.

Luego aparece Sergio Dobrusin. Ex ministro de Turismo de Misiones, hizo una transferencia bancaria para impulsar la fórmula del Frente de Todos por $ 990.000. Al dejar la función pública a fines de 2015, este arquitecto fundó la consultora especializada en desarrollos inmobiliarios Door SRL.

En la lista también hay algunos referentes del kirchnerismo puro, como Mariano Recalde, aunque con ínfimos $32.500. O como Andrés "Cuervo" Larroque, con otros $30.000.

Fuente: iProfesional

Te puede interesar