El uso de las Facturas de Crédito Electrónica creció un 59% en las pymes

Economía - Empresas 21 de febrero de 2022 Por Colaborador
Según informó el Ministerio de Desarrollo Productivo, el sistema pasó de 3.121 a 4.953 en el último año respecto de 2020. En cuanto a los montos negociados se incrementó en un 453%, totalizando $17.700 millones en el año 2021.
computadora

La cantidad de Facturas de Crédito Electrónica MiPyME(FCEM) que utilizaron las pequeñas y medianas empresas como herramienta para financiarse y obtener capital de trabajo creció en el último año un 59%, informó el Ministerio de Desarrollo Productivo.

pymes empleoLa AFIP notificó a 200.000 pymes que tienen trabajadores informales para que los registren

El incremento del 59% en la cantidad de Facturas de Crédito Electrónica MiPyME refleja que el sistema pasó de 3.121 a 4.953 en el último año respecto de 2020. En cuanto a los montos negociados se incrementó en un 453%, totalizando $17.700 millones en el año 2021, tanto para ser descontadas en el mercado de capitales a través del Mercado Argentino de Valores (MAV) o de entidades bancarias.
 
En particular se destacó la importancia del uso de la FCEM como herramienta de financiamiento en la cadena del petróleo y gas, donde se descontaron en 2021 un total de casi $8.500 millones impulsadas por las MiPyMEs proveedoras de YPF S.A., subsidiarias asociadas y negocios. El régimen de FCEM ofrece algunas ventajas para las empresas de menor tamaño ya que el titular de la deuda es la gran empresa: no necesita garantía, disminuye el costo del financiamiento y además no le consume el cupo de crédito disponible a la MiPyME con instituciones financieras.

La FCEM establece que una micro, pequeña o mediana empresa está obligada a emitir este comprobante en todas las operaciones comerciales que realiza con una empresa grande (de un listado público difundido por la AFIP en su web), siempre que el monto total sea igual o superior a $195.698. Esta herramienta ofrece oportunidad de financiamiento para las más de 219 mil empresas que son parte de la cadena de valor de las más grandes como proveedoras.

Cuando una MiPyME emite la FCEM, puede optar por transferirla a un Agente de Depósito Colectivo para su negociación en el Mercado de Capitales (opción tradicional) o al Sistema de Circulación Abierta (SCA) para su endoso, cesión, aval, descuento o depósito en el Sistema Bancario. A su vez, también pueden ser negociadas mediante sistemas informáticos que faciliten la realización de operaciones de factoraje.

Para lo que resta del 2022, se prevé un nuevo crecimiento de esta alternativa de financiamiento a medida que más empresas grandes opten por aceptar las facturas y, a su vez, más entidades bancarias se vayan incorporando al Sistema de Circulación Abierta, que irá sumando nuevas funcionalidades durante este año.

Una de las funcionalidades se pondrá en marcha en abril, cuando comenzará a funcionar la Central de Facturas Impagas al Vencimiento (CenFIV), según informó el Banco Central de la República Argentina (BCRA). Allí se reportarán las facturas que al vencimiento no hayan sido pagadas por parte de alguna de las 1.300 empresas grandes, ya sea por falta de fondos o que no se haya informado una cuenta de pago.

Fuente: Ámbito

Te puede interesar