Festival de cautelares: AFIP descubre maniobras irregulares de marcas "top"

Economía - AFIP 09 de septiembre de 2022 Por Colaborador
Idéntica operatoria a la revelada por Ámbito. Involucran a importantes firmas que ya fueron denunciadas. Fue Madariaga de Negre, la misma jueza que quedó en la polémica por el primer caso. Piden investigar caligrafía por adulteración de documentos.
exportación-de-servicios

El “alquiler” de medidas cautelares para poder importar y acceder a dólares oficiales sin regulación del fisco no se trató de una práctica aislada. Luego de que Ámbito revelara la operación bajo la cual una empresa obtuvo un paraguas judicial para liberar mercadería y luego la “cedió” a otra firma que jamás la había solicitado, transfiriéndole el beneficio de manera ilegal, ahora la Aduana detectó que tres marcas top de indumentaria y marroquinería utilizaron la misma metodología para poder ingresar lotes de sus productos importados bajo la protección de una cautelar que había sido pedida y otorgada a otra firma. Pero estos nuevos casos y el anterior poseen un punto de contacto: fue el Juzgado Contencioso Administrativo Federal N°8 a cargo de Cecilia Gilardi Madariaga de Negre el mismo que las otorgó y, al hacerlo, su intervención permitió la maniobra que ahora es denunciada.

exportación-de-serviciosCautelares para importadores: informe revela que se aprobaron más de 10.500 en 18 meses

Javera SA había demandado al Ministerio de Desarrollo Productivo y logró que Madariaga de Negre le otorgue una medida cautelar para poder liberar su SIMI el 7 de julio de 2022. La Aduana fue a verificar la mercadería ingresada, en un trabajo artesanal que implica un control cruzado entre las medidas judiciales adversas y los bienes que finalmente ingresan al país. La cautelar no solo esquiva el control aduanero, sino que obliga al BCRA a girar los dólares a valor oficial para habilitar la operación de comercio exterior. Cuando fueron a controlar, descubrieron que todos esos lotes ingresados bajo la SIMI 22001SIMI202353D no tenían nada que ver con Javera SA, sino que correspondían a productos de marroquinería de la marca Desiderata y de PortSaid, y otro grupo a la marca Lázaro. La titularidad de los dos primeros corresponde a Mazalosa SA, mientras que la última es de Prete Rosso SA. Ninguna está registrada bajo la órbita de Javera SA.
 
Un dato no hace más que habilitar sospechas: el mecanismo para que las empresas que no obtuvieron medida judicial utilicen los despachos aduaneros con cautelar en su propio beneficio y puedan nacionalizar sus productos, se basa en una “cesión de derechos” de marca por un tiempo limitado. Y que coincide exactamente con el lapso en el que la mercadería debe ingresar al país, y luego se extingue su vigencia. En este caso, no solo fue presentada de manera “extemporánea”, lo que puede significar que fuera un documento antedatado para tratar de justificar el contenido de la importación ante el control aduanero. Sino que para las tres marcas es exactamente el mismo formato, solo con un cambio de logo entre sí, pero la misma caligrafía manuscrita. Esto disparó que la dirección conducida por Guillermo Michel solicite una pericia caligráfica para determinar si los tres documentos –que necesariamente deberían ser distintos- fueron, en realidad, confeccionados por la misma persona con el objetivo de simular que se trataba de una operación legítima.

A la luz de un nuevo caso de “alquiler de cautelares, Aduana realizó una denuncia por presunta infracción al artículo 954 que implica una multa de 1 a 5 veces el valor de lo importado. Pero también le advirtió a Madariaga de Negre que, ante estos hechos, revoque la vigencia de una cautelar dado que Javera SA acudió a la justicia “requiriendo el dictado de una medida cautelar que habría sido, en definitiva, usufructuada por un tercero”.

“Esto advierte la posible existencia de un fraude procesal, mas allá de la falta de que V.S. habría dictado una sentencia sin ser informado de la realidad económica de la operatoria. El dictado de una medida cautelar procura la defensa de un derecho personal/individual y una actividad jurisdiccional, lo que aquí se convirtió en un ardid y una ficción”, alertó el escrito ingresado ayer por el servicio jurídico de la Aduana. “A los efectos de evitar maniobras o mecanismos que produzcan fraude al comercio internacional y en donde la actividad jurisdiccional (a través del dictado de una cautelar) resulte ser un elementos imprescindible y constitutivo de la maniobra, es que solicito a V.S. se deje inmediatamente sin efecto la sentencia antes indicada”, solicitó. La mención a que sin el otorgamiento de la cautelar no se habría perfeccionado la maniobra fue la advertencia más fuerte del pedido de revocar.

Coincidencia o no, Madariaga de Negre siguió hacia adelante respecto del primer caso de “alquiler” de cautelares que había sido informado por Ámbito respecto de la firma Yoko SA que terminó importando “cesión de derechos” mediante para la empresa Tropea SA. Ayer mismo rechazó el pedido de la Aduana de revocar la medida por lo que las autoridades acudirán en queja a la Cámara Contencioso Administrativo Federal. La jueza sostuvo que nada de lo expuesto le permitía conceder la apelación ya que no había “gravamen” para la Aduana que estaba facultada para tomar las medidas que “considerara pertinentes”.

Fuente: Ámbito

Te puede interesar