Cayó a la mitad el costo de financiamiento para las empresas

Economía 09 de febrero de 2020 Por
En septiembre, luego de las PASO, las tasas de adelanto en cuenta corriente saltaron al 91,4%, mientras que hoy, cinco meses después, descendieron al 44,4%
banco central

El adelanto en cuenta corriente es la manera más usual que tiene una empresa de financiarse, pero en septiembre, luego de las PASO, se vieron más que complicadas, porque la tasa saltó a un récord de 91,4%, al compás de una tasa de política monetaria en el 72% y plazos fijos que pagaban 55%, según el promedio del BCRA.

Hoy la tasa de los adelantos bajaron al 44,4%, una tasa tan baja que no se veía desde julio de 2018, pero los préstamos personales apenas bajaron a una tasa del 64,3%, contra el 77,7% que estaban en septiembre pasado, pese a que la Leliq cayó al 48%.

Para Amilcar Collante, de Cesur, los adelantos en cuenta corriente son los que más rápido reaccionan a la baja de la tasa de política monetaria, pero advierte que la tasa de los préstamos personales sigue alta: “Si bien enero estacionalmente siempre baja con respecto a diciembre, fue un mes malo para el crédito, pese a que adelantos parecía que iba a reaccionar y traccionar más”.

Agrega que el crédito al consumo siguió cayendo, y viene bien por detrás de la inflación. La financiación con tarjeta de crédito tuvo un repunte a fin de año, pero venía muy en caída. Por lo tanto, Collante señala que la pata de dinamizador del consumo del crédito todavía brilla por su ausencia.

Miguel Zielonka, de Econviews, interpreta que a estos niveles la tasa ya es negativa contra la inflación: “Eso implica que le conviene al tomador, porque si es una empresa almacena stocks que se revalorizan más que la tasa de interés. En las próximas semanas vamos a empezar a ver un repunte del crédito, sobre todo mayorista”.

Mariano Sardáns, de FDI, va en la misma línea: “Las expectativas de inflación en grupos de empresarios ronda entre el 40 y el 50%, y las empresas tarde o temprano siempre trasladan la inflación. Entonces, tasas de adelantos del 44% son iguales a la expectativa de inflación  para este año. Termina siendo un regalo, ya que a la tasa siempre hay que medirla contra la inflación”.

multimedia.normal.853bdd8bf7e33b4c.494d475f32303230303230345f3132343335305f3339355f6e6f726d616c2e6a7067Pymes respaldaron la moratoria impulsada por Mercedes Marcó Del Pont

Pablo Repetto, de la consultora Rubinstein, ve que los préstamos en pesos han mostrado una variación interanual mejorando mucho, pero los de dólares siguen cayendo con un resultado agregado (en dólares más pesos) que no exhibe grandes cambios en las variaciones de los últimos meses: “Infiero que la caída de tasas en pesos ha ayudado a incrementar la demanda de préstamos en pesos, pero que habría ido principalmente a cancelar préstamos en dólares”.

Para el analista Christian Buteler, el segmento pyme viene muy golpeado en los últimos dos años y cuando tiene que actualizar la carpeta crediticia en el banco, no viene con buenos números como para dar amplias líneas de crédito: “En tanto, los que tienen buenos números se cuidan de tomar crédito, pero esta baja de tasa va a ayudar a quienes tengan ordenada su empresa y van a salir a aprovecharlas”.

De todas formas, recalca que no se está viendo hoy un vuelco masivo a buscar créditos, ni los bancos a salir a colocar porque tiene  preocupación por la mora que están teniendo. Además, todavía no se ve esa baja de tasas en los créditos al consumo. Una vez que los bancos empiecen a hacerlo, tendría una respuesta mucho más rápida que el de las pymes.

fuente: cronista

Te puede interesar