Mundo Empresarial Mundo Empresarial

El Gobierno pone a la industria como eje fundamental para su campaña electoral

El oficialismo hace hincapié en la reactivación del sector: las políticas serán bajas tasas y protección. Inquieta la brecha cambiaria, que "frena inversiones".

Política 27 de julio de 2021 Colaborador Colaborador
alberto industria

La reindustrialización, la reapertura de fábricas y los planes de promoción de nuevos sectores industriales serán los ejes de la campaña económica del Gobierno, para polarizar con lo ocurrido durante la gestión de Cambiemos. Ayer se lanzó un plan para promover la producción nacional de bicicletas eléctricas, y el Ministerio de Desarrollo Productivo tiene listos dos nuevos proyectos de ley para promover más industrias.

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, anticipó que la industria seguirá contando con el Banco Nación, que mantendrá la tasa de interés más baja del mercado. Para el Gobierno la mayor problemática hoy no pasa por la inflación, que esperan siga en descenso, con un tipo de cambio que se devalúa al 1%, sino por la brecha con el dólar blue, que “distrae” a los empresarios. “En vez de estar pensando en invertir, están viendo eso”, manifestó una fuente oficial.

pymesEncuesta de ENAC revela que durante el segundo semestre las pymes industriales utilizaron cerca del 60% de su capacidad

La campaña electoral en el plano económico se realizará al interior de las plantas. De hecho, el primer acto electoral del cierre de listas fue en la fábrica de Querubín en Escobar. Ayer, el gabinete del Ministerio de Desarrollo Productivo, con más de 15 empresarios, se reunieron en una nueva planta que abrió el Grupo Núcleo en Parque Patricios, de 6000 metros cuadrados, para empezar a fabricar bicicletas eléctricas y computadoras.

Lanzaron un Programa de Promoción de Bicicletas Eléctricas, para producir 50 mil unidades por año, en el marco del Plan de Desarrollo Productivo Verde, donde se destinarán fondos estatales por $10 mil millones. “El período 2015-2019 significó una industria en permanente decadencia, donde se perdieron empresas y empleo industrial en 46 de 48 meses”, aseguró Kulfas durante el acto. Por el contrario, dijo que la actual es una “doble agenda”, por un lado, de “reactivación industrial, con la industria, la producción y el trabajo en el centro de la escena” y por el otro que incorpore los “desafíos verdes de la sustentabilidad”.

La estrategia oficial para seguir profundizando la recuperación pasará por la política de bajas tasas de interés, sustitución de importaciones, protección a la industria y alianza con gremios y pymes. “La agenda del siglo XXI de movilidad sustentable se expande. Países europeos implementaron medidas anti dumping para resguardarse de los competidores asiáticos. Acá si tomamos medidas para favorecer la industria, somos lo antiguo, pero si lo hace Europa está bien”, aseguró Kulfas sobre el proteccionismo.

Eduardo Hecker, presidente del Banco Nación, anticipó que la entidad seguirá teniendo la tasa más baja del mercado, para que sea “testigo” ante los bancos. “Atrás queda la industria devastada, y un sector financiero desenfocado de las necesidades argentinas, con una tasa que estaba en el 80%”, afirmó.

Uno de los momentos más aplaudidos del acto fue el chiste que Caló le hizo a Kulfas. “Le voy a cobrar horas extras a Matías, que todos los días me invita a una empresa nueva, cuando antes íbamos a cerrarlas”, aseguró. “Esto es lo que tiene que mirar la gente en las elecciones, no sale en ningún lado, da asco mirar la televisión”, agregó.

Por su parte, el CEO de Grupo Núcleo, Mauro Guerrero, aseguró junto a Kulfas: “Son las políticas del Ministerio las que nos dan ganas de seguir invirtiendo”. Por la nueva planta, sumaron 50 trabajadores, mayoría hombres.

De todos modos, los industriales miran con preocupación la brecha cambiaria, por encima del 90%, con un dólar blue en $184. Desde el Ministerio de Desarrollo Productivo consideran que esta dolarización es un “clásico” en un año electoral, pero tiene un fuerte impacto, no de forma directa, porque las empresas importan al oficial, pero si genera un clima de incertidumbre sobre la inflación y el futuro de los costos, que “distrae” a los industriales. El ministerio no augura una devaluación y asegura que no hay retraso en términos históricos.

Fuente: Ámbito

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias