Lejos de la expectativa: El Gobierno le facilitó al campo el "dólar soja" pero en agosto el sector liquidará apenas u$s3.100 millones

Política - Agro 29 de agosto de 2022 Por Colaborador
El mecanismo no movió la aguja respecto a las ventas de la oleaginosa por parte de los productores. Se espera que no se prorrogue pero que el Gobierno anuncie otro tipo de incentivo. ¿Cómo sigue la negociación?
soja dolar

Hasta el jueves pasado las empresas agroexportadoras habían liquidado en el mercado de cambios local alrededor de u$s2.700 millones y teniendo en cuenta que el denominado dólar soja vence el próximo miércoles, se espera que el ingreso de dólares del sector promedie en agosto unos u$s3.100 millones. A todas luces, muy por debajo de la estimación oficial del Gobierno que esperaba un ingreso de alrededor de u$s4.500 millones. Como punto inicial, según pudo averiguar Ámbito, esta herramienta (que habilitaba a que el 30% de la cosecha pueda convertirse al valor del dólar ahorro) no será prorrogada y en paralelo el equipo económico busca algún tipo de alternativa para incentivar las ventas de la soja.

massa albertoReducirán impuestos a tres sectores para que generen más dólares: Campo, Energía y Economía del Conocimiento, los alcanzados

La estadística oficial elaborada por la secretaria de Agricultura da cuenta que las ventas de soja siguen cayendo. Durante la semana pasada se comercializaron solo 250.000 toneladas, cuando una semana antes las ventas habían alcanzado las 360.000 toneladas. En definitiva el dólar soja no terminó de convencer a los productores porque en primer lugar fue “poco práctico y demasiado burocrático”, según explicaron los propios productores. Pero también porque la norma establecía que cualquier productor y/o cooperativa que utilizara esta herramienta no podría volver a comprar dólar MEP durante 90 días de corrido, lo que dejaba al agricultor sin la opción de acceder a dólares en el mercado de cambios financiero.
 
Hasta el momento quedan por venderse poco más de 20 millones de toneladas de soja de la cosecha 2022 y la comercialización avanza a paso muy lento. Justamente el Gobierno busca que esos granos se vendan con mayor agilidad para que en el corto plazo haya un ingreso de dólares superior a los u$s4.000 millones. Las reuniones que llevó adelante el secretario de Agricultura, Juan José Bahillo, y su equipo técnico con la Mesa de Enlace tampoco rindieron sus frutos o más bien no derivaron en un acuerdo que deje conforme a todas las patas del sector agropecuario.

En líneas generales en las últimas semanas el Gobierno puso sobre la mesa la opción de que el dólar soja, hoy estipulado para que un 30% de las ventas pueden ser convertidas al valor del dólar ahorro y el 70% restante depositado en una cuenta que ajusta con el dólar oficial, pueda llevarse hasta un 50/50. Algo que de plano fue descartado por las entidades que representan a los productores agropecuarios. Los técnicos de la Mesa de Enlace y sus dirigentes explicaron a quien quisiera oír que la única manera de tentar a los productores era con una baja considerable por un tiempo determinado de las retenciones a la oleaginosa, que hoy tributa el 33%.

Lo cierto es que la posibilidad de que el Gobierno acceda a una baja temporal de las retenciones hoy parece muy remota. Primero desde el punto de vista recaudatorio, es decir, no pueden prescindir ni de un solo dólar que ingrese vía retenciones. Por otro lado, por una cuestión política o más bien ideológica. Es que el interrogante que se plantea el equipo económico es cómo puede impactar en el ánimo social una posible baja de retenciones cuando en paralelo se están actualizando las tarifas de luz, gas y agua.

Por otra parte, desde las empresas agroexportadoras proponen incentivos de tipo fiscal pero lo cierto es que esos beneficios no llegarían de forma directa a los productores agropecuarios, quienes en definitiva tienen en sus manos la decisión de venta de los granos.

Por último, en septiembre próximo comienza la denominada pre campaña de soja y, de alguna manera, se espera una mayor agilización de las ventas de la oleaginosa porque los agricultores que lo precisen venderán grano para financiarse de cara a la próxima campaña. Mientras tanto el equipo económico de Massa intenta salir del punto muerto donde se ubicó la negociación con las entidades del agro para destrabar las ventas de soja. La historia continúa abierta.

Fuente: Ámbito

Te puede interesar