Mundo Empresarial Mundo Empresarial

Últimas noticias

pymes

Reactivación: La actividad económica superó el nivel prepandemia

Colaborador
Economía 22 de octubre de 2021

El Indec publicó el Emae de agosto, que mostró un crecimiento de 1,1% respecto al mes previo. Así, quedó 0,3% por encima de febrero del 2020, el mes anterior a la llegada del primer caso de Covid-19. La economía logró hilar así tres meses al hilo de recuperación. En agosto traccionó el consumo, con la oferta algo estancada. La reapertura de sectores permitió impulsar a los sectores que venían más golpeados y la recuperación se hizo menos heterogénea

pyme

Amplían las asistencias financieras de PAC a pymes a 3 millones de pesos

Colaborador
Economía 22 de octubre de 2021

Se busca que haya mejorías en las ventajas de competitividad de las micro, pequeñas y medianas empresas. Además, según la Resolución 110/2021 publicada hoy en el Boletín Oficial también se incorporan el reconocimiento de los gastos de formulación de los proyectos presentados en cada caso

Tomadores y creadores: ¿Quiénes son los creadores de valor real?

Donde el valor se encuentra con la ganancia y la renta económica.

Opinión 26 de febrero de 2021 Colaborador Colaborador
dolares

A menudo escuchamos a empresas, empresarios o sectores hablar de sí mismos como "creadores de riqueza". Los contextos pueden diferir (finanzas, grandes farmacéuticas o pequeñas empresas emergentes), pero las autodescripciones son similares: soy un miembro particularmente productivo de la economía, mis actividades generan riqueza, asumo grandes 'riesgos', por lo que merezco un mayores ingresos que las personas que simplemente se benefician de los efectos secundarios de esta actividad. Pero, ¿y si, al final, estas descripciones son simplemente historias? Narrativas creadas para justificar las desigualdades de riqueza e ingresos, recompensando masivamente a los pocos que logran convencer a los gobiernos y a la sociedad de que merecen grandes recompensas, mientras que el resto nos conformamos con las sobras.

Si el valor se define por el precio, establecido por las supuestas fuerzas de la oferta y la demanda, entonces, siempre que una actividad obtenga un precio (legalmente), se considera que crea valor. Entonces, si gana mucho, debe ser un creador de valor. Argumentaré que la forma en que se usa la palabra "valor" en la economía moderna ha facilitado que las actividades de extracción de valor se disfracen de actividades creadoras de valor. Y en el proceso, las rentas (ingresos no laborales) se confunden con las ganancias (ingresos del trabajo); la desigualdad aumenta y la inversión en la economía real cae. Es más, si no podemos diferenciar la creación de valor de la extracción de valor, resulta casi imposible recompensar a la primera sobre la segunda. Si el objetivo es producir un crecimiento más impulsado por la innovación (crecimiento inteligente), más inclusivo y más sostenible, necesitamos una mejor comprensión del valor para orientarnos.

Este no es un debate abstracto. Tiene consecuencias de gran alcance, tanto sociales y políticas como económicas, para todos. La forma en que discutimos el valor afecta la forma en que todos, desde las corporaciones gigantes hasta el comprador más modesto, nos comportamos como actores de la economía y, a su vez, retroalimenta la economía, y cómo medimos su desempeño. Esto es lo que los filósofos llaman "performatividad": cómo hablamos de las cosas afecta el comportamiento y, a su vez, cómo teorizamos las cosas. En otras palabras, es una profecía autocumplida.

Si no podemos definir lo que entendemos por valor, no podemos estar seguros de producirlo, ni de compartirlo equitativamente, ni de sostener el crecimiento económico. La comprensión del valor, entonces, es fundamental para todas las demás conversaciones que necesitamos tener sobre hacia dónde se dirige nuestra economía y cómo cambiar su curso.

Por qué es importante la teoría del valor

La desaparición del valor del debate económico esconde lo que debería estar vivo, público y activamente impugnado. Si no se cuestiona la suposición de que el valor está en el ojo del espectador, algunas actividades se considerarán generadoras de valor y otras no, simplemente porque alguien, generalmente alguien con intereses creados, lo dice, quizás con más elocuencia que otros. . Las actividades pueden saltar de un lado del límite de producción al otro con un clic del mouse y casi nadie se da cuenta. Si los banqueros, agentes inmobiliarios y corredores de apuestas afirman crear valor en lugar de extraerlo, la economía dominante no ofrece ninguna base para desafiarlos, aunque el público pueda ver sus afirmaciones con escepticismo. ¿Quién puede contradecir a Lloyd Blankfein cuando declara que los empleados de Goldman Sachs se encuentran entre los más productivos del mundo? ¿O cuando las compañías farmacéuticas argumentan que el precio exorbitantemente alto de uno de sus medicamentos se debe al valor que produce? Los funcionarios del gobierno pueden convencerse (o 'capturarse') por las historias sobre la creación de riqueza, como lo demostró recientemente la aprobación por parte del gobierno de Estados Unidos de un tratamiento con medicamentos contra la leucemia por medio millón de dólares, utilizando precisamente el modelo de 'precio basado en el valor' propuesto por el industria, incluso cuando el contribuyente contribuyó con $ 200 millones de dólares para su descubrimiento.

En segundo lugar, la falta de análisis del valor tiene implicaciones masivas para un área en particular: la distribución del ingreso entre diferentes miembros de la sociedad. Cuando el valor está determinado por el precio (y no al revés), el nivel y la distribución del ingreso parecen justificados siempre que exista un mercado para los bienes y servicios que, cuando se compran y venden, generan ese ingreso. Todo ingreso, de acuerdo con esta lógica, es ingreso del trabajo: se acabó cualquier análisis de las actividades en términos de si son productivas o improductivas.

Sin embargo, este razonamiento es circular, un ciclo cerrado. Los ingresos se justifican por la producción de algo de valor. Pero, ¿cómo medimos el valor? Por si genera ingresos. Obtienes ingresos porque eres productivo y eres productivo porque obtienes ingresos. Entonces, con un movimiento de varita, el concepto de ingresos no laborales desaparece. Si los ingresos significan que somos productivos, y merecemos ingresos siempre que seamos productivos, ¿cómo es posible que no se ganen ingresos? Como veremos en el Capítulo 3, este razonamiento circular se refleja en cómo se elaboran las cuentas nacionales, que rastrean y miden la producción y la riqueza en la economía. En teoría, ningún ingreso puede considerarse demasiado alto, porque en una economía de mercado la competencia impide que alguien gane más de lo que merece. En la práctica, los mercados son lo que los economistas llaman imperfectos,

En la visión predominante, los precios son fijados por la oferta y la demanda, y cualquier desviación de lo que se considera precio competitivo (basado en ingresos marginales) debe deberse a alguna imperfección que, de ser eliminada, producirá la correcta distribución del ingreso entre los actores. La posibilidad de que algunas actividades generen renta perpetuamente porque se perciben como valiosas, mientras que en realidad bloquean la creación de valor y / o destruyen el valor existente, apenas se discute.

De hecho, para los economistas ya no existe otra historia que la de la teoría subjetiva del valor, con el mercado impulsado por la oferta y la demanda. Una vez que se eliminan los impedimentos a la competencia, el resultado debería beneficiar a todos. No se cuestiona cómo las diferentes nociones de valor podrían afectar la distribución de ingresos entre trabajadores, agencias públicas, gerentes y accionistas en, digamos, Google, General Electric o BAE Systems.

En tercer lugar, al tratar de orientar la economía en direcciones particulares, los formuladores de políticas, lo reconozcan o no, inevitablemente se ven influenciados por ideas sobre el valor. La tasa de crecimiento del PIB es obviamente importante en un mundo donde miles de millones de personas todavía viven en la pobreza extrema. Pero algunas de las cuestiones económicas más importantes de la actualidad se refieren a cómo lograr un tipo particular de crecimiento. Hoy en día, se habla mucho sobre la necesidad de hacer que el crecimiento sea 'más inteligente' (liderado por inversiones en innovación), más sostenible (más verde) y más inclusivo (produciendo menos desigualdad).

Contrariamente a la suposición generalizada de que la política debe ser sin rumbo, simplemente eliminando barreras y enfocándose en 'nivelar el campo de juego' para las empresas, se necesita una inmensa cantidad de formulación de políticas para alcanzar estos objetivos particulares. El crecimiento no irá de alguna manera en esta dirección por sí solo. Se necesitan diferentes tipos de políticas para inclinar el campo de juego en la dirección que se considere deseable. Esto es muy diferente de la suposición habitual de que la política debe ser sin rumbo, simplemente eliminando las barreras para que las empresas puedan continuar con una producción sin problemas.

Decidir qué actividades son más importantes que otras es fundamental para establecer una dirección para la economía: en pocas palabras, las actividades que se consideran más importantes para lograr objetivos particulares deben incrementarse y las menos importantes deben reducirse. Ya hacemos esto. Ciertos tipos de créditos fiscales, por ejemplo para I + D, intentan estimular una mayor inversión en innovación. Subvencionamos la educación y la formación de los estudiantes porque como sociedad queremos que más jóvenes vayan a la universidad o se incorporen al mundo laboral con mejores competencias. Detrás de estas políticas puede haber modelos económicos que muestren cómo la inversión en "capital humano" (el conocimiento y las capacidades de las personas) beneficia el crecimiento de un país al aumentar su capacidad productiva. De manera similar, la preocupación cada vez más profunda de que el sector financiero en algunos países es demasiado grande, en comparación, por ejemplo,

Pero la distinción entre actividades productivas e improductivas rara vez ha sido el resultado de una medición "científica". Más bien, atribuir valor, o la falta de él, siempre ha implicado argumentos socioeconómicos maleables que se derivan de una perspectiva política particular, que a veces es explícita, a veces no. La definición de valor siempre tiene que ver tanto con la política y con puntos de vista particulares sobre cómo debería construirse la sociedad, como con la economía definida de manera estricta. Las medidas no son neutrales: afectan el comportamiento y viceversa (este es el concepto de performatividad que encontramos en el Prefacio).

Así que el punto no es crear una división marcada, etiquetando algunas actividades como productivas y categorizando otras como búsqueda de rentas improductiva. Creo que, en cambio, debemos ser más directos al vincular nuestra comprensión de la creación de valor con la forma en que las actividades (ya sea en el sector financiero o en la economía real) deben estructurarse y cómo esto se relaciona con la distribución de las recompensas generadas.

Solo de esta manera la narrativa actual sobre la creación de valor estará sujeta a un mayor escrutinio, y declaraciones como 'Soy un creador de riqueza' se compararán con ideas creíbles sobre el origen de esa riqueza. La fijación de precios basada en el valor de una empresa farmacéutica podría entonces analizarse con un proceso de creación de valor más colectivo en mente, uno en el que el dinero público financia una gran parte de la investigación farmacéutica, de la que se beneficia esa empresa, en la etapa de mayor riesgo. De manera similar, la participación del 20 por ciento que suelen obtener los capitalistas de riesgo cuando una pequeña empresa de alta tecnología cotiza en bolsa puede verse como excesiva a la luz del riesgo real, no mitológico, que han asumido al invertir en el desarrollo de la empresa. Y si un banco de inversión obtiene enormes beneficios de la inestabilidad del tipo de cambio que afecta a un país.

Fuente: Evonomics

Te puede interesar

pyme

Amplían las asistencias financieras de PAC a pymes a 3 millones de pesos

Colaborador
Economía 22 de octubre de 2021

Se busca que haya mejorías en las ventajas de competitividad de las micro, pequeñas y medianas empresas. Además, según la Resolución 110/2021 publicada hoy en el Boletín Oficial también se incorporan el reconocimiento de los gastos de formulación de los proyectos presentados en cada caso

pymes

Los costos de insumos para pymes se vieron reflejados en los datos de INDEC: Las grandes empresas aumentaron 59% anual

Colaborador
Economía 21 de octubre de 2021

El Indec publicó el Índice de Precios Internos al por Mayor (IPIM), que tuvo un incremento de 2,8% durante septiembre, bastante por debajo del 3,5% de los minoristas. Sin embargo, en la comparación interanual, los mayoristas siguen muy encima y dan cuenta de que hay margen para corregir precios en la medida en la que el mercado lo avale con consumo

Lo más visto

pymes

Los costos de insumos para pymes se vieron reflejados en los datos de INDEC: Las grandes empresas aumentaron 59% anual

Colaborador
Economía 21 de octubre de 2021

El Indec publicó el Índice de Precios Internos al por Mayor (IPIM), que tuvo un incremento de 2,8% durante septiembre, bastante por debajo del 3,5% de los minoristas. Sin embargo, en la comparación interanual, los mayoristas siguen muy encima y dan cuenta de que hay margen para corregir precios en la medida en la que el mercado lo avale con consumo

pyme

Amplían las asistencias financieras de PAC a pymes a 3 millones de pesos

Colaborador
Economía 22 de octubre de 2021

Se busca que haya mejorías en las ventajas de competitividad de las micro, pequeñas y medianas empresas. Además, según la Resolución 110/2021 publicada hoy en el Boletín Oficial también se incorporan el reconocimiento de los gastos de formulación de los proyectos presentados en cada caso

pymes

Reactivación: La actividad económica superó el nivel prepandemia

Colaborador
Economía 22 de octubre de 2021

El Indec publicó el Emae de agosto, que mostró un crecimiento de 1,1% respecto al mes previo. Así, quedó 0,3% por encima de febrero del 2020, el mes anterior a la llegada del primer caso de Covid-19. La economía logró hilar así tres meses al hilo de recuperación. En agosto traccionó el consumo, con la oferta algo estancada. La reapertura de sectores permitió impulsar a los sectores que venían más golpeados y la recuperación se hizo menos heterogénea

Boletín de noticias